iStock

No es el amor el que te distrae cuando buscas concentrarte sino algo que siempre traes contigo, algo que no puedes dejar y que se ha convertido en una pieza fundamental de tu día a día: el smartphone.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Texas, tener cerca tu smartphone, aún cuando esté apagado o lo traigas en el bolsillo, reduce tus capacidades cognitivas.

Puedes leer: Conoce la enfermedad de los adictos a la tecnología

La investigación recientemente revelada muestra que de acuerdo con una prueba realizada a más de 800 usuarios de smartphones el simple hecho de la presencia del dispositivo deteriora el funcionamiento cognitivo de las personas al momento de tratar de concentrarse en realizar ciertas tareas de análisis, inclusive cuando creen que están dando toda su atención y enfoque en ese momento.

La explicación, detalla el reporte encabezado por el doctor Adrian Ward, es que el proceso de exigir que el cerebro no piense en algo, en este caso en el smartphone, utiliza los limitados recursos cognitivos.

“La mera presencia de su teléfono inteligente fue suficiente para reducir su capacidad cognitiva”, señala Ward, McCombs School of Business de la Universidad de Texas.

Te puede interesar: Así es como el uso excesivo de gadgets puede afectar tu salud

El experimento consistió en poner al frente de una computadora a los 800 asistentes para tomar una serie de pruebas que requerían su plena concentración. Al inicio de la prueba se les pidió de manera aleatoria a algunos de los participantes colocar sus teléfonos en el escritorio boca abajo, en su bolsillo y a otros en otra habitación.

A todos se les requirió ponerlo en modo silencioso.

Los investigadores encontraron que los participantes con el teléfono en otra habitación superaron significativamente a aquellos con sus teléfonos en el escritorio, y también superaron ligeramente a los participantes que habían mantenido sus teléfonos en un bolsillo o bolsa.

Lee: Tecnología ocasionará miopía en la mayoría de los jóvenes

“Su mente consciente no está pensando en su teléfono inteligente, pero ese proceso -el proceso de exigir que no piense en algo- utiliza algunos de sus limitados recursos cognitivos. Es una fuga de cerebros “, dice Ward.

CON INFORMACIÓN DE EXPANSION.MX