iStock

¿Qué es lo primero que haces cada mañana? ¿Monitoreas constantemente tus redes sociales? ¿Revisas tus correos electrónicos? ¿Preparas todo justo en la mañana? Tal vez no sea lo más adecuado para iniciar tu día. Te damos cuatro consejos para aprovechar cada una de tus mañanas. 

Lee: ¿Insomnio? Estos consejos te ayudarán a dormir con plenitud

1Inicia tu día con algo que te guste

iStock

Si eres de los que disfruta de caminar o correr en el parque, leer el periódico o escuchar música por las mañanas, hazlo en cada uno de tus días, así lo recomienda  Adam Toren, cofundador de Young Entrepreneur.

Para hacer más ligero el pararnos de la cama debemos incluir una actividad que nos guste hacer para iniciar el día, el secreto está en encontrar un propósito u objetivo cada día, señala el Dr. Partha Nandi, esto nos motivará y nos será más fácil levantarnos.

2Prepara tus cosas una noche antes

iStock

El hacer todo por las mañanas nos puede provocar estrés y con ello complicar nuestra existencia. Para evitar esas situaciones, se recomienda alistar todo desde una noche antes.

Planchar tu muda de ropa, asear tu zapatos, preparar tu comida o desayuno, alistar tu mochila, bolso o portafolio serán detalles que simplificarán nuestra rutina matutina. Recuerda el comienzo del día es importante para que llevemos el resto tranquilos y sin tantas preocupaciones.

3¡No revisar tus redes sociales!

iStock

Evita revisar los correos electrónicos y redes sociales durante las primeras horas del día, el hacerlo puede provocar que te centres en otras personas y pierdas la atención de tus propias actividades.

Los horarios en los que debes de tratar de no hacerlo es de 9 a las 11 de la mañana, ya que según un estudio realizado por la Universidad de Michigan, el cerebro se concentra más en esta lapso de tiempo. Si lo haces, esto puede provocar la pérdida de tu concentración durante el resto del día. 

4Tu propia planificación

iStock

Para tener claro qué es lo que tenemos que hacer es necesario crear nuestra propia estrategia de planificación al iniciar el día, con esto lograremos que veamos las tareas primordiales por realizar para no malgastar el tiempo.

Recuerda que el periodo en el que nuestro cerebro se concentra más es de las 9 a las 11, así que lo ideal es hacerlo en este horario.