Recibe Carstens Medalla al Liderazgo Global en Finanzas
Tecnológico de Monterrey

Por Andrea López y Dulce Pontaza:

Agustín Carstens recibió este 31 de agosto la Medalla EGADE al Liderazgo Global en Finanzas. Se trata de una presea con la que la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey reconoció la trayectoria, liderazgo transformador y visión global del Gobernador del Banco de México.

Juan Pablo Murra, Decano de la Escuela de Negocios de la institución, e Ignacio De la Vega, Decano de Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (EGADE), entregaron el reconocimiento a Carstens en una ceremonia en la que estuvieron presentes empresarios, colaboradores, profesores, estudiantes y miembros del Consejo del Tecnológico de Monterrey, encabezados por su presidente, José Antonio Fernández.

Lee: El Tec de Monterrey apuesta por economía basada en el conocimiento

Anuncio

“(Agustín Carstens) ha trascendido en el sector público y el privado con un compromiso y una entrega intachables, ofreciendo soluciones innovadoras, inspiradas por un sentido humano y motivadas por la persecución del bien común y el impacto social positivo”, destacó  De la Vega. “Su determinación ha influenciado a toda una generación de economistas y profesionales. Gobernador, es usted un ejemplo de dedicación y compromiso por México”.

¿Quién es Agustín Carstens?

Nacido en la Ciudad de México en 1958, Agustín Guillermo Carstens es un economista mexicano con casi cuatro décadas de experiencia como funcionario público.

Su carrera inició en el Banco de México cuando aún estudiaba la Licenciatura en Economía y Negocios Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), de la cual se graduó con honores en 1982.

Carstens compartió a Tec Review que él inició estudiando contaduría, pues viene de una familia de contadores, pero fue más adelante cuando decidió optar por la economía “sobre todo por la posibilidad de manejar conceptos un poco más abstractos, usar más las matemáticas y, por otro lado, también por esta ventana que se abre otra vez en la  economía de aplicar políticas públicas. La realidad es que quizá hubiera sido contador, pero terminé siendo economista”, señaló.

Te puede interesar: Reconocen con el Premio Rómulo Garza a destacados investigadores

Más adelante obtuvo la maestría (1983) y el doctorado (1985) en Economía en la Universidad de Chicago, Estados Unidos. Además, fue profesor en ambas instituciones de 1984 a 1989.

En el  Banco de México ocupó diversos cargos en la división internacional, en la unidad de investigación económica y en la oficina del Director General. De 1999 al 2000 fue Director Ejecutivo en el Fondo Monetario Internacional (FMI) institución en la que representó los intereses de España, México, Centroamérica y Venezuela.

También se desempeñó como Subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del 2000 hasta el 2003, año en el que fue nombrado Subdirector Gerente del FMI, en donde se hizo cargo de la relación del organismo con aproximadamente 70 países miembros.

En 2006, Carstens se convirtió en Secretario de Hacienda y Crédito Público, puesto que ocupó hasta 2009. Al mismo tiempo se hizo cargo del Comité de Desarrollo del FMI y del Banco Mundial como Presidente (2007-2009). Finalmente, fue nombrado Gobernador del Banco de México en 2010, puesto para el que fue ratificado en 2016 y que aún ocupa.

También puedes leer: Reconoce el Financial Times al programa OneMBA del Tec

En entrevista, Agustín Carstens se dijo muy agradecido con el Banco de México y destacó que hacer una carrera en el servicio público le ofreció la oportunidad “de aportarle mucho al país” y  “tener satisfacciones profesionales muy buenas”.

“Me acuerdo que, cuando entre, México enfrentaba inflaciones brutales y una gran inestabilidad financiera”, comentó. “Ahora, eso lo hemos superado en muy buena proporción. Lo que demuestra que el trabajo decidido y persistente es lo que paga. Esa es la gran lección”.

A las nuevas generaciones de economistas, el Gobernador del Banco de México recomienda “no dejar de prepararse, aprovechar su tránsito por la universidad, los conocimientos que en ésta adquieren y trabajar en aprender a aprender”. “La realidad es que en este mundo tan cambiante, uno uno puede dejar de invertir en sí mismo”.