iStock

Por: Liliana García (Expansión).- 

Los pendientes, entregas y exigencias en el trabajo son situaciones que pueden desatar altos niveles de estrés laboral. No tiene que ser malo: mantener un nivel de estrés positivo es importante para contar con una actitud eficaz en el trabajo, señala Ivette de Jacobis directora de empresa Call Center de México y fundadora de Espiral Positiva, consultoría en bienestar emocional.

El problema es cuando los niveles son tan altos que pueden provocar el efecto contrario.“El estrés negativo se presenta cuando la persona se enfrenta a una situación amenazante y no sabe cómo afrontarla” aclara.

También lee: Trabajar más de 100 horas extra al mes puede matarte

El estrés aparece como una respuesta psicológica o fisiológica del organismo ante las exigencias que está recibiendo del ambiente que lo rodea, explica Erika Villavicencio Ayub, jefa de la Coordinación de Psicología Organizacional, en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las especialistas comparten que las causas del estrés laboral tienen que ver con las condiciones laborales, como el exceso de trabajo, la presión, ineficiencias en la supervisión, la posible incertidumbre creada en una empresa por algún tipo de cambio o la ambigüedad de roles.

La falta de liderazgo es otra de las causas. En su estudio La adicción al trabajo en empresas llamadas tóxicas, Villavicencio señala que 80% de los empleados que renuncian lo hacen debido a su jefe.

“En mis consultorías de empresas, me he percatado que hay ineficiencia en los temas de liderazgo. Las personas al llegar a esos puestos no tienen las habilidades y conocimientos necesarios para manejar a las personas. Y este es un factor clave para que la gente se desempeñe adecuadamente o no”, agrega la académica de la UNAM.

Te puede interesar: Tres empleos que se adaptan a tu estilo de vida

El estrés provoca que no haya sinergias adecuadas, falle el trabajo en equipo y genera problemas de comunicación. Todo esto tiene un reflejo en la productividad. “Todas las consecuencias del estrés laboral, representan un gasto en la empresa” asegura Villavicencio. Según datos de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), las pérdidas por estrés laboral van desde el 0.5% y 3.5% del PIB de un país.

Para disminuir los niveles de estrés, las especialistas recomiendan algunas técnicas que se pueden realizar desde el propio escritorio:

1Iluminar

iStock

Colorear mándalas está de moda, pero más allá de la tendencia y de subir una foto a Instagram, esta actividad es útil para la concentración, la activación de la energía positiva y para elevar el nivel de conciencia, así como expandir la capacidad de la mente y la memoria. No es necesario conocer alguna técnica para iluminar, cada quien decide cómo y qué colores utilizar al componer el dibujo.

2Respiración

iStock

Se recomienda la respiración diafragmática o abdominal: la zona baja de los pulmones, que es la que tiene mayor capacidad, es la que se llena de aire, que es soltado de forma lenta para relajar los músculos. Este movimiento del diafragma activa el sistema nervioso, encargado de la “respuesta de relajación” en el organismo.

Al llevar una gran cantidad de oxígeno a los pulmones, se activa la respuesta de relajación del organismo y estimula el corazón.

3Imaginería mental

iStock

Esta técnica se puede hacer en el lugar de trabajo, pero requiere de un espacio tranquilo y no demasiado ruidoso. Para ponerla en práctica, es necesario cerrar los ojos e imaginar un sitio o situación agradable que conduzca a una realidad de relajación.

Esta técnica hace que la mente se libere de la situación de presión al desviar la atención hacia un espacio pacífico.

4Estiramientos

iStock

Las especialistas recomiendan levantarse cada 50 minutos y realizar estiramientos de brazos, cuello y piernas, para cambiar el foco visual. Esto ayuda al cerebro a distraerse de pensamientos recurrentes para evitar actitudes negativas.

Además, produce una sensación de placer, alivio y bienestar, disminuye el riesgo de una lesión y corrige nuevas posturas.

Existen otras opciones de relajación y liberación de estrés más elaboradas, que pueden funcionar fuera del espacio de trabajo, como hacer yoga dos veces a la semana. “Correr por lo menos una hora diaria resetea nuestro cuerpo y, al mismo, tiempo libera endorfinas”, añade Villavicencio.

Atender el problema de estrés laboral, no es sólo labor del trabajador, es una tarea en conjunto con las organizaciones, afirma Jacobis. “Es un trabajo de los líderes y si ellos no están convencidos de los resultados con las técnicas antiestrés, los equipos de trabajo seguirán dando pie a pensamientos negativos sobre su realización” aclara.