En los últimos años, las empresas con mejor capital son las que no existían hace una o dos décadas, como Google o Facebook. Fareed Zakaria, reconocido analista en política internacional, considera que esta tendencia es un claro indicador de que necesitamos transformar la forma en la que pensamos, nos educamos y nos relacionamos.

En su visita al Tec de Monterrey compartió algunos ejemplos de cómo estas grandes firmas, dirigidas por jóvenes, han enfrentado retos para mantenerse como innovadoras en este siglo. Conoce seis de las claves para ser un líder.

  1. Confianza para ser más innovadores. Fareed Zakaria cree que existen muchos componentes que comprenden el dinamismo económico, sin embargo hay dos factores esenciales para convertirse ser un país innovador. “Israel, Suecia y Estados Unidos, tienen algo en común, son economías muy abiertas, que son fáciles de contratar y producir, y esto se debe a que tienen una sociedad dinámica, abierta a la migración y a las nuevas formas de hacer las cosas”. En cambio, en países como Japón y Corea, aún existen jerarquías, donde los profesores no pueden ser criticados y donde el aprendizaje se centra en una sola persona, problema que también influye directamente en la confianza, “sino se tiene confianza poco se puede emprender”.

Los estadounidenses no son más innovadores por ser buenos en las pruebas, sino porque manejan muy bien la autoconfianza. “En los años 80, a los estadounidenses les iba muy mal en la prueba de Pisa, a pesar de sus errores ellos pensaban que realmente habían tenido buenos resultados, en cambio, los coreanos que eran muy buenos en matemáticas, pensaban que realmente no les había ido bien en la prueba”, dijo Farred Zakaria.

Asegura que la confianza, es una cualidad que le permite a los emprendedores a arriesgarse y levantarse cuando fracasan, “la confianza, es el corazón de lo que hace al sistema americano en exitoso”. Aunque aclaró, que las ventajas son muchos mayores cuando se tiene ambos complementos, confianza y gente bien preparada, que se traducen en innovación y crecimiento.

2. La fórmula de Apple. Steve Jobs, cofundador de Apple aprendió que la computadora debía ser un producto hermoso y estético para el consumidor. “Jobs dijo que lo más importante en su vida fueron sus estudios de diseño, que le permitieron apreciar entre lo blanco y un espacio oscuro. Desde su performance, hasta el espacio físico que ocupa cada uno, el diseño y la bella caja en la que viene cuidadosamente envuelto, cuando compras un producto Apple sabes que esperar”, relató el analista.

3. La psicología en Facebook. Cuando pensamos en el éxito de la red social, inmediatamente sabemos que se debe a sus algoritmos. Para Farred Zakaria, aunque el código tiene su mérito, la psicología es el ingrediente secreto en la red. “La introspectiva de Facebook no es la tecnología, sino la psicología. Antes de Facebook todas las personas en Internet eran anónimas, en salas de chats con nombres e identidades falsas. Ahora, en la red social todos están dispuestos a salir a la luz donde gente que conocen también lo hacen, esta es la clave de su éxito”.

4. Empatía con el consumidor. “Cuando la empresa Singer comenzó a comercializar máquinas de coser, se preguntó ¿cómo vender maquinaría pesada a las mujeres?. Y se le ocurrió la grandiosa idea de ofrecerlas a través de vendedoras femeninas. Años más tarde, la compañía ya había ampliado su catálogo de productos que atendían las necesidades de las mujeres en el hogar”, relató sobre el firma estadounidense.

5. Entender las ciencias y humanidades. Universidades como el MIT, enfocadas a ofrecer carreras relacionadas a las nuevas tecnologías, requieren de un año de materias de humanidades. “En el siglo XIII la ciencia no tenía aplicaciones, se estudiaban leyes, humanidades, pero la astronomía y las matemáticas sólo servían para entender y tener una explicación a lo que pasaba en nuestro planeta. Ahora, si no se entiende el mundo en el que vivimos, poco podremos hacer para transformarlo”, asegura Farred.

6. Seguir aprendiendo. La educación es personalizada e individual, en donde cada individuo tiene la oportunidad de entender mejor y encontrar realmente lo que le apasiona a menor costo, en donde “empresas como Coursera ofrecen cursos en sólo 25% del costo real si se estuviera estudiando en un campus universitario”.

Para el analista la educación en línea es una revolución al modelo educativo, hasta hace cinco años seguíamos aprendiendo como Platón en el 400 a.C.

“Hay reconocer a las cursos en línea como una gran herramienta para prepararnos. El Nobel Economía, Robert Shiller, nunca imaginó poder dar clase a más de 40 mil personas en un año gracias un curso en línea. Cuando en la Universidad de Yale hubiera tardado más de 32 años impartiendo clases para llegar a ese mismo número de alumnos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre