¡A desayunar! No hacerlo compromete la salud de tus arterias
iStock

No desayunar o comer muy poco por la mañana, es decir, menos del 5% de las calorías diarias recomendadas —100 para una dieta de 2,000—, duplica el riesgo de presentar lesiones ateroscleróticas independientemente de otros factores de riesgo como fumar, no hacer ejercicio o mantener los niveles de colesterol elevados.

Así lo concluyó el estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (Progresión y Detección Temprana de la aterosclerosis) realizado por un grupo de expertos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) de España, liderado por el director de la institución, Valentín Fuster.

Los resultados de esta investigación, que fueron publicados en The Journal of American College of Cardiology (El Diario del Colegio Americano de Cardiología), apuntan a que saltarse el desayuno es una actividad que marca un estilo de vida poco saludable.

Resultado de imagen para breakfast healthy

Para llegar a esa afirmación, los especialistas analizaron la relación entre tres patrones de alimentación matutina diferentes y los factores de riesgo cardiovasculares, así como su asociación con la aterosclerosis, un síndrome caracterizado por el depósito e infiltración de sustancias lipídicas (grasas) en las paredes de las arterias.

De los participantes que fueron observados por el equipo del CNIC, el 20% suele tomar un desayuno con alto valor energético (20% de las calorías diarias), el 70% acostumbra comer poco por la mañana (entre 5% y 20% de las calorías diarias) y un 3% no desayuna o se alimenta mínimamente al empezar el día (5% de las calorías diarias).

Estos últimos, que apenas invierten cinco minutos par tomarse un café o un jugo —y en muchos casos ni siquiera eso—, fueron los que presentaron una mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovascular.

Resultado de imagen para fruits

José María Ordovás, coautor del trabajo, agregó que “no desayunar podría ser un verdadero marcador o incluso un factor de riesgo para estas fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica”.

Por su parte lIrina Uzhova, también coautora de este estudio, destacó que se observó “una presencia hasta 1,5 veces mayor en el número de placas ateroscleróticas y una afectación de hasta 2,5 veces más en el grupo que se salta el desayuno respecto al que toma un desayuno más potente”.

Los resultados de esta investigación española podrían ayudar a prevenir infartos, derrames cerebrales o muertes súbitas en el futuro.

4 recomendaciones para ser más productivos por las mañanas