AFP

Estados Unidos anunció su salida de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés). En entrevista con Tec Review, la Dra. Iliana Rodríguez Santibáñez, Directora del Departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey, explicó cómo es que esta decisión puede afectar al sector educativo, científico y cultural global.

La Unesco se “debilita por la salida del miembro (Estados Unidos) más poderoso de las Naciones Unidas”, dijo la experta en relaciones internacionales del Tec, ya que la organización “es un vector que impulsa como motor las políticas de ciencia, tecnología y educación en los Estados”, lo permite un progreso uniforme de las naciones asociadas.

Lee: Estados Unidos anuncia su retiro de la Unesco

Estados Unidos dejó de pagar sus aportaciones al organismo en 2011 en protesta por su decisión de considerar como miembro a Palestina, que aún no era un Estado reconocido por la comunidad internacional. También generó molestia la decisión de declarar la ciudad de Hebrón Patrimonio Mundial, lo que indignó a Israel.

“Esta decisión no se tomó a la ligera, y refleja la preocupación de Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos (de las contribuciones) a la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización, y el continuo sesgo contra Israel”, indicó el Departamento de Estado de Estados Unidos.

La Dra. Iliana Rodríguez Santibáñez dijo que con está decisión Estados Unidos no sólo se está sustrayendo de sus obligaciones, sino, incluso, de “participar y aportar  políticas de desarrollo en ciencia, educación y tecnología que podrían estar compartiendo para que otros estados lleven a acabo las mismas iniciativas”. Lo que ayudaría alcanzar objetivos de desarrollo que logren evolucionar y potencializar a las economías y a las sociedades en conjunto.

Te puede interesar: Trump, solo contra todo el G7 sobre acuerdo climático

Con las medidas estadounidenses, la especialista dijo que se percibe al presidente Donald Trump como “un mandatario globalifóbico que desconoce la articulación que hay entre estados a partir de las concepciones de la globalización, que no se reducen sólo aspectos económicos, sino también aspectos culturales fundamentales”.

Rodríguez Santibáñez señaló que con este acto, el conflicto político trascenderá más que el aspecto económico, ya que es evidente que “habrá un impacto desde cualquier estado que suspenda los pagos a la propia organización”.

La problemática política se verá reflejada en “la emisión de decisiones conjuntas de la comunidad internacional para la promoción y apoyo de  las resoluciones que emita la Unesco en temas de cultura y de participación educativa”, explicó.

Por si no lo viste: Trump ignora a Silicon Valley y elimina programa que apoya a ‘Dreamers’

Esta no es la primera vez en la que Estados Unidos suspende sus obligaciones de la Unesco. La primera ocasión fue 1984 durante el mandato del presidente Ronald Reagan; en 2003, EU decidió reintegrarse a la organización.

La especialista del Tec de Monterrey puntualizó que la salida de EU no es completamente un abandono, ya que planea mantener el vínculo como un observador de la organización.

Sin embargo, esta salida significa “un golpe a los mecanismos multilaterales y a las decisiones de la comunidad internacional para promover la paz y la cultura”, resaltó la directora del Departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tec.

La salida de Estados Unidos de la Unesco será hasta el 31 de diciembre del próximo año. Poco después del anuncio de Washington, Israel indicó que también iba a abandonar la institución, que calificó de “teatro del absurdo donde se deforma la historia en lugar de preservarla”.

Te recomendamos:

Trump retira a EU de Acuerdo Climático: ¿Qué pasará ahora?