Getty Images

Lima, Perú (AFP) Tras años de obtenerla de ríos cercanos, algunos de ellos contaminados, la etnia de los uros que habita en las islas flotantes del Lago Titicaca finalmente contará con agua potable, además de baños ecológicos y un sistema de desinfección, todo impulsado por energía solar.

Esto permitirá “combatir las enfermedades diarreicas, infecciones al estómago que atacan a nuestros hijos por consumir agua contaminada“, dijo al respecto Rita Suaña Coila, alcaldesa del Centro Poblado Turística Uros Chulluni.

El suministro abastecerá las 94 islas flotantes en las que habitan 1,546 uros con lavaderos multiusos, desde donde los pobladores se proveerán por primera vez de este recurso apto para consumo humano.

Matthias Schickhofer/Getty Images
Matthias Schickhofer/Getty Images

Estos irán adosados a los módulos de baños ecológicos que se instalarán en cada una de las islas artificiales hechas con totora, una hierba que crece en el Titicaca. Así, los habitantes podrán accesar a duchas, lavatorios, urinarios e inodoros.

Anuncio

Una vez usadas, las aguas serán tratadas antes de que regresen al mismo lago, de acuerdo con el ministerio de Vivienda.

“La tecnología que se desarrollará para potabilizar estas aguas consiste en equipos de succión y bombeo, filtros continuos y sistemas de desinfección activados por energía solar”, dijo Víctor Sevilla, director del Programa Nacional de Saneamiento Rural del ministerio.

Los uros viven en la bahía de Puno, a 3,810 metros de altura en el lago Titicaca, un cuerpo de agua ubicado en el Altiplano, en los andes centrales entre los territorios de Perú y Bolivia.

Salvar a la Mamacota

“El tener agua potable ayudará a cuidar el lugar, a nuestra Mamacota”, afirmó Rita Suaña Coila.

La Mamacota es la diosa inca Madre-Agua del lago Titicaca, venerada como la donadora de lluvia y de pesca.

De los 5,000 habitantes del Centro Poblado Turística Uros Chulluni, sólo se beneficiarán de esta iniciativa los residentes de las islas. El resto, unos 3,500 que viven en tierra firme, aún carecerán del servicio.

“Será otra lucha para conseguir que el proyecto para este sector se apruebe y se ejecute”, explicó la alcaldesa.

 Francois ANCELLET/Getty Images
Francois Ancellet/Getty Images

Los pobladores de las islas de los Uros se denominan a sí mismos kotsuña, “el pueblo lago”, y sus orígenes se remontan a épocas anteriores a los incas.

Las principales fuentes de ingreso de la etnia son la pesca y el turismo. Cada día llegan en lanchas entre 400 y 600 extranjeros.

En los últimos años se ha promocionado el turismo vivencial, en el que el visitante puede  hospedarse en las casas de totora, ser parte de las costumbres, comer trucha, sopa andina, quinua, compartir las actividades de los uros, aprender a pescar, a tejer la totora, hacer artesanías y gozar de una noche cultural.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!