Twitter / IPN‏

(Notimex) – Con el objetivo de impulsar la investigación tecnológica, el gobierno de la República Federal de Alemania, a través del Instituto Goethe en México, donó 11 vehículos autónomos a igual número de universidades públicas y privadas del país. 

En un comunicado, Enrique Fernández Fassnacht, director general del Instituto Politécnico Nacional, agradeció al gobierno de Alemania, al Instituto Goethe en México y a Raúl Rojas González, egresado de Politécnico que influyó en la donación, la entrega de estos autos autónomos. 

Lee: Universidad alemana quiere ver coches autónomos mexicanos

Fernández Fassnacht informó que en esta ocasión se entregaron al Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias; La Salle; la Tecnológica de la Mixteca; la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; la Universidad de Guadalajara; el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN; el Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM);la  Universidad de Guanajuato; el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México; la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca; así como a la Universidad Veracruzana.

El director general indicó que estos vehículos autónomos son para la investigación de esta tecnología, como parte de la última etapa del proyecto Visiones de Movilidad Urbana del año dual entre estas naciones.

“Desde ahora, este acontecimiento permitirá participar en el proceso tecnológico de los autos autónomos, que en un futuro no muy lejano se verán circular a una escala real sin conductor en las calles de diferentes ciudades del mundo”, destacó.

Por si no lo viste: EU quiere centralizar las reglas para los vehículos autónomos

Por su parte, el doctor Raúl Rojas González, egresado de esta casa de estudios y quien fue clave en la donación de estos autos al país, subrayó que el objetivo es que se formen recursos humanos en nuestro país en las áreas de robótica y programación.

“Con el aprendizaje de esta tecnología los estudiantes pueden ir a trabajar a las automotrices y desarrollar sus propios proyectos o puedan avanzar en el área académica en ese campo de la autonomía, esa es la idea de distribuir estos vehículos para fomentar la investigación y la docencia en México”, indicó.

Rojas González explicó que uno de los propósitos fundamentales es que los estudiantes tengan la oportunidad de programar vehículos autónomos a escala, sin el costo que implica adquirir un automóvil de tamaño real, que suele ser de 200 a 300 mil dólares, inversión que no es factible para la mayor parte de las universidades del país, comentó el egresado politécnico.

Te puede interesar:  Universitarios trabajan en vehículos autónomos ‘de carreras’

Para que estos vehículos no se queden en el olvido, Raúl Rojas propone crear una biblioteca de software y producir material didáctico para que los estudiantes tengan información disponible y sepan qué se puede hacer con esta tecnología.

Informó que en el verano se produjo la primera versión del material didáctico y en el semestre de invierno, que empieza en octubre en Alemania, “vamos a darle la forma final”.

Finalmente, indicó que el material didáctico, junto con los autos autónomos que han sido entregados, servirán para armar cursos en aquellas universidades que todavía no tienen este tipo de programas y que tienen que empezar desde cero.

Te recomendamos: 

Carros autónomos podrán conducir sin humanos