Amaranto, la semilla contra la desnutrición

La EXATEC Mary Délano de Alcocer ha creado una asociación para difundir su uso y cultivo para mitigar el hambre en México.

El amaranto es una de las semillas más antiguas de México, y su cosecha data al tiempo de la civilización azteca, cuando su consumo y cultivo era similar al maíz y frijol. Sus propiedades nutricionales y beneficios a la salud cautivaron a la EXATEC Mary Délano de Alcocer (IBP’83).

Como Coordinadora de Ciencias en un Instituto en Querétaro comenzó a realizar un proyecto junto a su hermano el doctor John Délano, quien es investigador del CINVESTAV. Ambos descubrieron que el amaranto es un alimento probiótico y que aporta las proteínas y vitaminas necesarias en la ingesta diaria.

Délano, interesada en el sector social, en especial en ayudar a los niños con desnutrición se decidió a desarrollar México Tierra de Amaranto, una organización sin fines de lucro, la cual, tiene como fin: rescatar, enaltecer y difundir la cultura del conocimiento y uso del amaranto en el país.

A través de esta organización se ha creado un sistema de intervención comunitario efectivo que asegura el uso del amaranto como estrategia para mejorar la nutrición, la salud y las condiciones de vida en las comunidades.

Su asociación ha tenido diversos logros a nivel nacional, entre ellos el Premio Eugenio Garza Sada 2015; además de que ha sido noticia a nivel internacional. Actualmente también ha conseguido que el amaranto sea un ingrediente característico en la cocina queretana.