América Latina le apuesta al emprendimiento social

Conoce las ventajas y los retos que esta nueva tendencia representa.

iStock

En Latinoamérica, una nueva tendencia replantea la forma en que nacen, se organizan y trabajan las startups. Se trata del emprendimiento social, ¿sabes de qué se trata?

Este concepto se refiere a los negocios que tiene como objetivo principal generar un impacto positivo, especialmente en los sectores más vulnerables. Aunque no es un esquema nuevo, el emprendimiento social vive actualmente un ‘boom’ tanto en México como en el resto de América Latina.

Así lo confirmó el argentino Marcelo Cabrol, gerente de la Oficina de Relaciones Externas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en entrevista para Tec Review Web.

Cortesía BID
Cortesía BID

“Hoy las startups y quienes las apoyamos estamos pensando más en los problemas que enfrenta la sociedad de esta zona para definir un modelo de negocio”, aseguró.

Las iniciativas que avanzan sobre esta línea cubren temas tan diversos como los de la salud, la educación, la movilidad, la inclusión, la sustentabilidad, el acceso a servicios básicos, entre muchos otros. Es por ello que las nuevas oportunidades de negocio son inagotables.

“Los emprendedores de nuestro tiempo son capaces de aportar una visión fresca para encontrar soluciones a los problemas que ya existen”, explicó Marcelo Cabrol, “Además logran traducir la revolución tecnológica que vivimos en resultados para el bien social”.

Las ventajas de emprender en Latinoamérica

Para Marcelo Cabrol del BID, los emprendedores latinoamericanos cuentan con algunos puntos de ventaja frente a los startuperos de otros países.

“Primero, tienen una capacidad de adaptación muy grande debido a diversos factores que encontramos en América Latina como las variantes en la economía y el marco legal que, en muchos casos, no facilita el proceso”, expresó.

Por otra parte, Cabrol asegura que la generación emprendedora  de la zona “es joven, muy digitalizada, muy preparada y verdaderamente dedicada”.

La tercera ventaja, de acuerdo con el argentino es que existe una “gran cantidad de segmentos del mercado que no están atendidos, entonces las oportunidades están ahí”. Sin embargo, considera que aún existen varios obstáculos a superar.

Los retos a enfrentar

Marcelo Cabrol piensa que en la región latinoamericana aún hay retos como “la desconexión entre los programas públicos y los privados para el apoyo a los emprendedores, además de una situación de barreras regulatorias viejas e inadecuadas que no permiten a los startuperos llevar a la meta a sus negocios”.

Esto aunado a una falta de cultura de inversión. Es por ello que el gerente de la Oficina de Relaciones Externas del BID sugiere que los gobiernos y empresas pongan de su parte.

“El gobierno tiene una función doble que es muy importante: Primero debe mejorar y entender cuál es el efecto de los sistemas regulatorios, de compra, entre otros. Segundo, debe invertir, subir su apetito de riesgo” afirmó.

El caso mexicano

Cada vez más mexicanos se enfocan en el ámbito social a la hora de emprender, un tendencia que se está contagiado a otras áreas. Según Marcelo Cabrol, “el gobierno de este país, por ejemplo, ya empieza a entender el valor de las startups y los aportes que puede hacer a la sociedad”.

Así, el argentino concluye que México “tiene un futuro interesantísimo  por tamaño de mercado y por la importancia que tiene en la zona latinoamericana”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!