Animales en el espacio: de Laika al primer organismo fuera del sistema solar
Wikimedia Commons/iStock

Hace 60 años, el 3 de noviembre de 1957, apenas un mes después de la puesta en órbita del primer Sputnik soviético, el segundo satélite artificial de la historia despegó de Kazajistán con destino al espacio con un animal a bordo: una perra de tres años de edad recogida en las calles de Moscú.

Bautizada como Laika, nombre derivado del verbo ladrar en ruso, fue la primer cosmonauta del planeta e, incluso, el primer ser vivo terrestre enviado fuera de nuestro planeta, según recordó la bióloga Adilia Kotovskaya, quien ayudó a entrenar a la perra para su misión.

Desgraciadamente, este animal apenas sobrevivió unas horas en el espacio, sin embargo, “las nueve vueltas que logró dar alrededor de la Tierra dieron paso al éxito de las futuras misiones espaciales”, afirmó la experta.  

El Sputnik se desintegró en la atmósfera el 14 de abril de 1958 sobre las islas Antillas, con su pasajera de cuatro patas sin vida, fallecida cinco meses antes.

Desde entonces, animales como ratones, peces, gusanos y moscas continúan siendo lanzados al espacio “para hacer progresar la investigación médica”, de acuerdo con la bióloga Julie Robinson, científica jefa de la agencia espacial estadounidense, la NASA, para la Estación Espacial Internacional (EEI).

La especialista explicó que al principio de enviaron otro tipo de especies, como perros, ya que se temía que los mamíferos no fueran capaces de sobrevivir a la ausencia de gravedad.

“Creíamos que los humanos corrían el riesgo, por ejemplo, de asfixiarse. No teníamos ni idea de qué iba a pasar”, dijo. “Ahora sabemos que los humanos sobreviven en el espacio, por lo tanto no necesitamos recurrir a este tipo de animales”.

Robinson detalló que actualmente se mandan animales pequeños, en gran cantidad, para la investigación biomédica. “Intentamos tener entre 20 y 40 ejemplares para realizar estudios estadísticamente válidos”, detalló, al tiempo que añadió que, así como los astronautas deben entrenarse antes de salir al espacio, lo mismo ocurre con los animales.

Una vez fuera de la Tierra, cada especie reacciona diferente. “Los roedores, por ejemplo, que viven en jaulas especiales donde tienen agua y comida, experimentan algo parecido a la tripulación. Cuando llegan a la EEI comienzan a flotar. Primero se sorprenden pero aprenden muy pronto a utilizar su hábitat”, describió.

“Los peces, que nadan en acuarios que tienen la parte alta cerrada para que el agua no se salga debido a la ingravidez, se adaptan muy rápido a la vida en el espacio”, añadió.

El primer animal-nauta en salir de nuestro sistema solar

Resultado de imagen para tardigrade

El minúsculo pero casi indestructible tardígrado podría convertirse en el primer ser vivo terrestre en ser enviado a otro sistema solar, a Alpha Centauri.

Compuesto por un grupo de tres estrellas y al menos un planeta, este se encuentra ‘a solo’ cuatro años luz de distancia, por lo que es considerado por la NASA como un destino altamente atractivo.

Así, la agencia estadounidense, junto con expertos de la Universidad de California en Santa Bárbara, ya trabaja en el llamado Proyecto Starlight para crear naves espaciales pequeñas (de un tamaño aproximado al de un DVD), livianas y extremadamente rápidas, de acuerdo con información de The Economist.

A pesar de ello, se calcula que el viaje tomaría unos 20 años, durante los cuales el pasajero estaría constantemente expuesto a condiciones extremas, así como a una cantidad limitada de alimentos y oxígeno, por lo que el también conocido como ‘oso de agua’, diminuto, resistente y longevo, parece ser el animal ideal para la misión.

Hasta ahora se desconoce cuándo podría llevarse a cabo el lanzamiento de éste a Alpha Centauri.

CON INFORMACIÓN DE AFP / THE ECONOMIST

Conoce al animal indestructible

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre