Aquí el ‘secreto’ para mejorar el desempeño de los estudiantes
iStock

En Australia, un grupo de expertos en Psicología Positiva (PP) realizó recientemente un análisis que comparó los resultados académicos de los alumnos que asisten a escuelas con programas enfocados en su bienestar y aquellos que asisten a instituciones sin iniciativas como estas. El trabajo arrojó que, en el primer caso, los estudiantes están hasta 6 meses adelantados en comparación con el resto. ¿Por qué?

“Porque cuando un niño o joven se siente bien, aprende y se desenvuelve mejor en el ambiente educativo”, afirmó la Doctora Lea Waters, profesora de la Universidad de Melbourne, en Australia, durante el 4° Foro Internacional de Ciencias de la Felicidad que se lleva a cabo Monterrey, Nuevo León.

“Para mí, este es un campo fascinante porque está transformando la forma en la que enseñamos. A la larga, esto tendrá un impacto muy importante en las sociedades”, agregó. De acuerdo con la experta, una población con bienestar es más saludable y longeva, más productiva y más respetuosa entre sí, por mencionar algunas de sus características.

¿Qué es la Psicología Positiva?

Anuncio

Según el Instituto de Ciencias de la Felicidad de la Universidad TecMilenio, institución que organiza el Foro, la Psicología Positiva “es una ciencia que estudia lo que funciona en la vida de las personas y de las organizaciones, como sus fortalezas, sus virtudes o las experiencias que les permiten ser más felices”.

Una de las áreas de estudio que competen a esta disciplina es la del bienestar integral, la cual está compuesta por cinco elementos: el laboral, el social, el físico, el financiero y el comunitario. De todos estos, el factor con más peso es el de encontrarse satisfecho con el trabajo. ¿Cómo lograrlo? De acuerdo con la Doctora Waters este proceso comienza en los salones de clase.

Educación para el bienestar integral

“La escuela es una institución en nuestra sociedad”, explicó la psicóloga australiana Lea Waters, “pero, ¿sabemos cuál es su propósito?”, preguntó durante su charla en Monterrey.

“Durante muchas décadas consideramos que su objetivo es únicamente el de enseñar contenidos académicos que prepararán a los estudiantes para el mundo laboral. Sin embargo, ahora nos encontramos con una expansión de este propósito: también deben de proyectar el bienestar en sus alumnos”, agregó.

La experta recordó que la educación positiva es hoy un tema de discusión global, en la cual participan diversos actores entre los que se encuentran la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“La UNESCO dice que las escuelas deben aportar conocimiento académico pero que también debe formar su personalidad y carácter”, dijo Waters. Por su parte, “la OCDE publicó un reporte (2015) en el que evidencia los avances de los países en los que los gobiernos toman este tema de manera seria”.

Las tres claves

Para la profesora de la Universidad de Melbourne, los tres puntos clave a desarrollar dentro de la educación positiva son:

  1. Enseñar a los estudiantes cómo alcanzar metas con base en habilidades como la perseverancia y características como la pasión.
  2. Fomentar el trabajo en equipo, con respeto y empatía.
  3. Ayudar al control de emociones, así como el aumento del autoestima y confianza.

Finalmente, Lea Waters citó al profesor estadounidense Martin Seligman, quien asegura que la PP funciona “como una suerte de antídoto contra la depresión, como un vehículo para aumentar los niveles de satisfacción entre la población y como una herramienta para mejorar el aprendizaje y el pensamiento creativo”.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!