Arca de Noé 2.0: así conservarán especies en peligro

Frozen Ark es el nombre de un proyecto que busca salvar el patrimonio genético de las especies que están desapareciendo de nuestro planeta.

AFP

“Muchos seres vivos desaparecerán incluso antes de que los hayamos descubierto. La idea es hallar y conservar su material genético antes de que sea demasiado tarde”, explicó el profesor John Armour de la Universidad de Nottingham, que alberga el ‘arca’.

Ésta fue creada hace poco más de 10 años por una pareja de científicos británicos, Bryan Clarke, quien falleció en 2014, y su esposa Ann.

Además de la sede de Nottingham, Frozen Ark cuenta con una red de 22 centros asociados en todo el mundo, que incluyen diversos zoológicos y universidades. Juntos han logrado reunir más de 48 mil muestras de 5 mil 500 especies.

“Algunos consideran derrotista lo que hacemos. Los más hostiles a nuestro proyecto son los conservacionistas, para los que todos los esfuerzos deberían concentrarse en salvar a las especies en peligro”, dijo el profesor Ed Louis, uno de los responsables del ‘arca’.

Pero “nosotros no estamos aquí para sustituir lo que hacen ellos, sino para ofrecer una salvaguarda en caso de extinción de una especie”, aseguró.

Revivir especies extinguidas

¿Qué se puede esperar del ADN y de las células conservadas? Una gran cantidad de información, sobre todo de procesos metabólicos, con múltiples aplicaciones, dijo el profesor John Armour.

Explicó que los antibióticos son cada vez menos eficaces pero “la piel de los anfibios está cubierta de pequeñas moléculas que matan las bacterias. Una de las soluciones para una era sin antibióticos sería adaptar estas moléculas para uso médico, por ejemplo”.

Agregó que “el uso más extremo sería la desextinción”, es decir, utilizar el material preservado para recrear a animales desaparecidos.

A pesar de que por ahora resulta una hipótesis fuera del alcance de la ciencia,  los encargados del proyecto esperan que en el futuro se tenga la tecnología y conocimiento suficiente para lograrlo.

Los editores recomiendan