iStock

Así funciona un disco duro atómico, el más pequeño hasta ahora

Toda la literatura del mundo cabría en el espacio que ocupa una estampilla: experto.

En 1959, el físico estadounidense Richard Feynman ofreció su famosa conferencia There’s plenty of room at the bottom Hay mucho espacio en el fondo, en la que planteó que si contáramos con una plataforma en la que se pudieran organizar átomos individuales en un patrón ordenado, sería posible almacenar información dentro de los mismos. Hoy, su idea es una realidad.

Un equipo de científicos del Instituto Kavli de Nanociencia de la Universidad de Delft, ubicada en los Países Bajos, logró construir una memoria de 1 kilobyte en la que cada bit está representado por la posición de un átomo de cloro sobre una superficie de cobre.

El funcionamiento de este disco duro, el más pequeño del mundo hasta el momento, fue comprobado con la codificación de algunos párrafos del discurso de Feynman en un espacio de 100 nanómetros de ancho. Para lograrlo, los expertos utilizaron un microscopio de efecto túnel (STM), cuya punta es capaz ‘observar’ los átomos y moverlos uno por uno al lugar deseado, como en un rompecabezas de bloques corredizos (sliding puzzle).

“Cada bit es formado por dos posiciones sobre la superficie”, explicó Sander Otte, líder de la investigación. “Si un átomo está en la posición superior y hay un agujero debajo de ella, éste corresponde a un bit 1. En caso de que el orificio esté en la posición superior y, por lo tanto, el átomo de cloro se encuentre en la parte inferior, entonces es un bit 0”.

Como los átomos de cloro están rodeados por otros del mismo elemento, se mantienen en su lugar. Esto permite que el método sea mucho más estable que otros, explicaron los autores en su trabajo escrito.

¿Por qué crear un disco duro atómico?

Diariamente generamos más de mil millones de gigabytes en datos y, para almacenar tanta información, es cada vez más importante que cada bit ocupe el menor espacio posible, o nos llenaríamos de centros de datos.

Para que te des idea de la capacidad de un disco duro atómico con memoria de 1 kilobyte (8,000 bits), los científicos del Instituto Kavli dieron el siguiente ejemplo. “Esta densidad de almacenamiento permitiría que todos los libros creados por la humanidad pudieran ser reescritos en un espacio equivalente a una estampilla de correo”, dijo Otte.

En total, este sistema es capaz de guardar hasta 500 terabits por pulgada cuadrada, es decir, 500 veces más que el mejor disco duro disponible actualmente en el mercado. La velocidad en el proceso de escritura y lectura aún es lenta de varios minutos—, por lo que el dispositivo tendrá que ser optimizado antes de poderlo aplicar en la tecnología cotidiana.

CON INFORMACIÓN DE NATURE NANOTECHNOLOGY

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!