Así sería el muro fronterizo de Trump
iStock

Donald Trump, ahora presidente electo de Estados Unidos, realizó polémicas promesas durante su campaña, entre las que destaca la construcción de un muro fronterizo entre su país y México que tendrá el objetivo de erradicar la inmigración ilegal.

Sin embargo, se trata de una obra improbable, de acuerdo con Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), quien prefiere no pensar en esta iniciativa como una oportunidad para las empresas mexicanas.

“El muro es algo muy etéreo para nosotros. No será tan sencilla la construcción de una obra de esta naturaleza, que tiene que ver con temas como la seguridad y los flujos migratorios”, dijo.

La única valla existente similar a la que propone Donald Trump es la que rodea la región de Cisjordania, la cual empezó a edificarse en 2005 y, hasta ahora, mide menos de 300 kilómetros de largo de los 700 previstos. Cada uno de estos kilómetros tiene un costo de entre 1 y 2 millones de dólares.

Anuncio

La frontera entre Estados Unidos y México, por su parte, supera los 3,000 kilómetros, por lo que los expertos en construcción no han logrado un consenso sobre el costo y el tiempo que implicaría hacer realidad el muro de Trump.

En lo que sí coinciden es en que hay tres formas en las que esta valla podría hacerse posible: la primera es al levantar un muro tradicional, hecho de bloques, concreto y varilla, lo que implica un proceso lento.

Otra opción es edificarlo con materiales prefabricados, lo que sería más rápido y barato, aunque menos práctico. Ésta implicaría enormes retos de logística que incluyen la fabricación y traslado por la frontera de los productos, así como la movilización de miles de trabajadores. Además, aunque puede parecer la forma más viable de hacer el muro, “tomaría décadas completarla”, dijo uno de los ingenieros consultados.

La última es construir una barda perimetral de seguridad más sofisticada, como las de las cárceles o la de Israel, algo para lo que las empresas nacionales no están aún preparadas y, aunque, lo estuvieran, “participar en este proyecto podría destruir su reputación en el país”, explicó el directivo de una constructora mexicana.

En el extranjero, la israelí Magal Security Systems, que hizo el muro en Cisjordania, es la única firma con experiencia en esta actividad.       

Mucho más de la cuenta

Donald Trump aseguró en febrero de este año que el muro fronterizo tendrá un costo de 8,000 millones de dólares, un precio no muy realista. Esto, a pesar de que el empresario y político calculó que no sería necesario cubrir los casi 3,200 kilómetros de la frontera, sino sólo unos 1,600 “porque Estados Unidos cuenta con barreras naturales” en ciertos tramos.

Agregó que su altura será de entre 10 y 12 metros, así como que planea hacerlo de hormigón reforzado con acero pero, de ser así, los costes se dispararán extremadamente rápido.

De acuerdo con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), esto tiene que ver con un mal cálculo de los materiales y la mano de obra. Por ejemplo, el futuro presidente consideró que el muro necesitaría de otros cinco metros de altura bajo tierra para sostenerse.

Según los números de esta institución, colocar la valla costaría realmente 40,000 millones de dólares, una cifra que quintuplica la prevista por Trump.

CON INFORMACIÓN DE EXPANSIÓN / MIT

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!