iStock

Un grupo de astrónomos de todo el mundo cree haber fotografiado, por primera vez en la historia, imágenes de un agujero negro, así lo publicó National Geographic.

Las imágenes corresponderían, concretamente, al horizonte de sucesos, una de las partes que componen un agujero negro, según explicó a la publicación Vicent Fish, científico del Observatorio Haystack del Massachusetts Institute of Technology.

El horizonte de sucesos es una frontera donde espacio y tiempo terminan tal y como los conocemos.

No obstante, Fish alertó que la información obtenida todavía debe procesarse y que el equipo tendrá que esperar algunos meses para comprobar si las imágenes realmente corresponden al agujero negro.

Los astrónomos tenían como objetivo fotografiar dos agujeros negros, el Sagittario A, en el corazón de la Vía Láctea, y uno de mayor tamaño en la galaxia elíptica M87.

Las imágenes se han obtenido a través de la colaboración de una red mundial de observatorios con radiotelescopios llamada “Telescopio del Horizonte de Sucesos”, entre los que se encuentran el español IRAM Pico Veleta, y el mexicano LMT o varios ubicados en el desierto de Atacama (Chile).

Puedes leer: Telescopio mexicano participa en búsqueda de agujero negro

EHT / © National Geographic
EHT / © National Geographic

Agujeros negros, la controversia

Su mismo nombre sugiere que nadie los ha visto directamente. Sin embargo, hay mediciones astronómicas que apuntan a su existencia en el centro de la Vía Láctea.

“La actividad y la radiación en el centro de la galaxia de material cayendo a gran velocidad evidencian su existencia”, expresa Gustavo Ramón Bruzual Alfonzo, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM.

La teoría relativista de Einstein afirma que un agujero negro tiene un poder gravitatorio tan grande que ni la luz deja escapar una vez que traspasa su frontera (horizonte de sucesos); sin embargo, esta afirmación contradice una ley de la física cuántica, la cual sostiene que ningún objeto puede desaparecer completamente.

Stephen Hawking sugirió una resolución de esta paradoja al fusionar ambas teorías. Él considera que los agujeros negros sí existen, pero no son tan oscuros como parecen, porque no pueden hacer desaparecer completamente lo que entra en ellos. “Se propone una resolución diferente de la paradoja, a saber, que el colapso gravitacional produce horizontes aparentes, pero no hay horizontes de sucesos tras los cuales se pierda información”, escribió Hawking en un artículo disponible en la Universidad Cornell, de Nueva York.

El problema de los agujeros negros es más bien conceptual y tiene que ver con la matemática que se utiliza para explicarlos, de acuerdo con Camilo Camhaji García, profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

“Un hoyo negro es una singularidad, es decir, un punto teórico con volumen cero y densidad infinita, por lo cual se presta a distintas interpretaciones físicas”, explica Camhaji, quien agrega que la teoría del Big Bang también echa mano del término “singularidad” para explicar que “en el origen, toda la masa y toda la energía estaban concentradas en un punto adimensional, de longitud igual a cero”.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS Y JANSEL JIMÉNEZ BULLE

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre