AFP

Audi, Mercedes y BMW quieren competir con Elon Musk

El Salón del Automóvil de Fráncfort fue el escenario para novedosos autos eléctricos; se estima que antes de 2020 el negocio de estos modelos se consolide

Fráncfort, Alemania (AFP) Grandes marcas alemanas desarrollan coches eléctricos y pretenden democratizar un mercado en el que, por el momento, lleva ventaja el modelo de lujo estadounidense Tesla.

En el Salón del Automóvil de Fráncfort, Audi presentó un prototipo bautizado “e-tron quattro”, que prefigura un crossover (todocaminos cercanos al vehículo de turismo) totalmente eléctrico, con la intención de lanzar su venta en 2018. Y Porsche, del grupo Volkswagen, causó sensación con su Mission E, un deportivo eléctrico de formas fluidas y futuristas.

Volkswagen promete una autonomía de 500 kilómetros para ambos vehículos, en tanto que el modelo de Audi ya fue bautizado por la prensa especializada como “el asesino de Tesla”.

De hecho, Audi presentó su espécimen poco antes de que la empresa californiana lanzara su crossover Model X, ausente en el Salón de Fráncfort. El Model X, lanzado después de la berlina Model S de 2012, reivindica igualmente una autonomía de 500 kilómetros.

Pero tanto el Model S como el Model X están reservados a los más pudientes, dado que cuestan de 70,000 a 140,000 dólares. El presidente de Tesla, Elon Musk, no está dispuesto sin embargo a ceder los otros segmentos del mercado, y prometió lanzar dentro de dos años el Model 3, una berlina que se comercializará a unos 35,000 dólares. (cerca de 579,000 pesos)

El coche eléctrico, pese a los generosos incentivos fiscales que se le otorgan, no ha logrado hasta ahora afianzarse como opción. En Estados Unidos y en la Unión Europea representó apenas el 1% de las ventas en el primer semestre del año, aunque en algunas países las matriculaciones crecen a un ritmo exponencial.

Para Tesla, la competencia es prueba su éxito

Pero Tesla apostó por el largo plazo e inició la construcción de una fábrica gigante de baterías para el Model 3 en Nevada. Según Musk, esa planta podrá producir medio millón de coches al año en 2020, una cifra que multiplica por diez sus objetivos de venta en 2015.

La marca californiana aplaude además la llegada de nuevos actores. “Para nosotros, es una gran victoria comprobar que los nombres más respetados de la industria automotriz alemana reconocen que el coche eléctrico es el futuro, y que se comprometan públicamente a fabricarlos”, dijo el vicepresidente de Tesla, Ricardo Reyes, en una entrevista con la AFP en Fráncfort.

“Para nosotros, la competencia ya existe”, porque “tratamos de rivalizar con las mejoras berlinas de lujo del mundo alimentadas por carburante, y de demostrar que un vehículo eléctrico puede reemplazarlos ventajosamente”, dijo. Y ese desafío “no podemos realizarlo solos”, concluyó.

BMW y Mercedes al acecho

Tesla registró sin embargo mil millones de pérdidas en el primer semestre, pero Musk prevé que su negocio empiece a arrojar beneficios dentro de cinco años.

El jefe de ventas de Audi, Luca De Meo, cree en cambio que en 2018 o 2019 la tecnología y las infraestructuras habrán hecho avances considerables y que eso facilitará la popularización de los vehículos eléctricos.

Mercedes-Benz (Daimler) también se apresta a lanzarse al nuevo mercado. Su director, Dieter Zetsche, dijo que su grupo se proponía lanzar un coche eléctrico con una autonomía de 400 a 500 kilómetros antes del fin de esta década. Y BMW parece decidido a ir más lejos, después del lanzamiento del deportivo híbrido i8 y sobre todo del i3, un coche urbano totalmente eléctrico.

Foto AFP