Más de 470,000 vehículos de Chrysler están en riesgo de ser ‘hackeados’ a través de internet, de acuerdo con una prueba realizada por dos investigadores.

Al inicio de este mes los expertos en seguridad Charlie Miller y Chris Valasek, quienes trabajaron con la automotriz para diseñar el ‘parche’ que soluciona el problema, lograron vulnerar el motor y los frenos de una Jeep Cherokee 2014, en una investigación para la revista Wired.

El ataque cibernético se concentró en Uconnect, un dispositivo con conexión a Internet instalado en el tablero del vehículo, capaz de alterar las funciones y rastrear la ubicación a través del GPS.

Para Miller, el mensaje debe ser claro: “Los autos deben ser seguros, los consumidores deberían de darse cuenta de esto y empezar a quejarse con las automotrices”.

El pasado 16 de julio Chrysler liberó, de forma muy discret, el parche que soluciona la falla de seguridad en el sistema Uconnect. Entre los modelos que la empresa enlistó como vulnerables están los modelos 2013-14 de Dodge Ram y Dodge Viper, Jeep Cherokee, Jeep Grand Cherokee y Dodge Durango de 2014.

Pero los especialistas dicen que también los modelos 2015 de Jeep Cherokee, Jeep Cherokee Grand y Chrysler 200 también pueden ser víctimas del ‘hackeo’.

Si usted tiene alguno de estos vehículos requiere el número de identificación para descargar la actualización de seguridad en una unidad USB que deberá conectar al tablero del automóvil, donde el sistema Uconnect pedirá autorización para actualizarse. O bien, puede acudir a la distribuidora, donde el personal técnico realizará el procedimiento de forma gratuita.

Chrysler informó a TECReview que esta falla no afecta a las unidades distribuídas en México. “El servicio GPS no está disponible en nuestro país porque eso implicaría efectuar acuerdos con las compañías telefónicas que ofrecen servicio de datos”, dijo un representante de la empresa en entrevista telefónica.

Foto: Wired