Las Vegas, Estados Unidos (AFP) Los avances tecnológicos que se han hecho al interior de la industria automovilística durante los últimos años auguran la próxima desaparición del volante, los pedales e, incluso, del conductor. Sin embargo, la primera pieza en convertirse en obsoleta podría ser el retrovisor.

BMW, consciente de ello, creó su primer vehículo de demostración sin ese elemento, el cual fue presentado en el Consumer Electronic Show 2016 (CES) que se llevó a cabo en Las Vegas, Nevada.

Este coche cuenta con una mini-cámara en cada uno de sus costados, en lugar de los tradicionales espejos, así como otra en la parte superior del vidrio trasero.

Al interior del automóvil una pantalla combina en directo las imágenes que proporcionan todas las cámaras, lo que permite al conductor tener en un único sitio una visión mucho mejor en comparación con la que brinda el sistema actual.

Anuncio

BMW aseguró que con este sistema se elimina por completo cualquier punto ciego y, por lo tanto, también la necesidad de que el conductor gire la cabeza como precaución antes de cambiar de carril.

La firma agregó que sus dispositivos proporcionan una mejor visión por la noche y cuando la lluvia o la condensación en los vidrios impiden ver bien hacia afuera.

Sin embargo, puede que aún pase algún tiempo para que sistemas como este lleguen a los vehículos fabricados masivamente.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!