Kraksat

(Notimex) La empresa mexicana Datiotec Aeroespacial desarrolló CanSat, una amplia gama de satélites de bajo costo con un tamaño similar al de una lata de refresco, los cuales son conocidos como picosatélites. Estos aparatos son capaces de recoger datos, cumplir misiones específicas y efectuar retornos controlados.

El líder del proyecto, Pedro Gabay Villafaña, dio a conocer que el equipo de especialistas desarrollo cuatro versiones diferentes, a las cuales llamó Chocolate, Strawberry, Pineapple y Tuttifruti. Cada una de ellas cuenta con características específicas para apoyar diferentes proyectos aeroespaciales y de ingeniería.

Los CanSat cuentan con sensores de temperatura, corriente, presión y humedad, así como un sistema de posicionamiento global (GPS) y un módulo de telecomunicaciones que les permite mantener comunicación con una estación en la Tierra para el procesamiento de datos.

El objetivo principal de este diseño es integrar todas las herramientas que el usuario pueda requerir y adaptarlo al sistema estándar de lanzamiento, con la finalidad de agilizar las misiones espaciales.

Anuncio

El equipo de investigadores realizó pruebas experimentales con estos sistemas y se tiene programado hacer el primer lanzamiento en los próximos meses.

El ingeniero Gabay Villafaña explicó que en el mundo existen no más de 10 equipos de trabajo realizando diseños como este, debido a las múltiples aplicaciones dentro de la agenda espacial que puede soportar.

El grupo de CanSat, conformado por Luis Zárate, Javier Quistiano, Doriana Pérez, Luis Rojas y Pedro Gabay, logró que la firma Datiotec Aeroespacial sea considerada como una de las empresas más innovadoras en el ramo.

Por ello, la compañía recibió apoyos del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) 2013 y 2014 en la modalidad Proinnova, así como del Fondo Sectorial de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) en 2015.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!