Capas de invisibilidad, cerca de ser una realidad

Un equipo de la Universidad de California en San Diego logra un método eficiente para lograr invisibilidad; el descubrimiento tendría aplicaciones en campos como energía solar y comunicaciones.

UCSD

Harry Potter, preparate: muy pronto las capas de invisibilidad dejarán de ser cosa de ciencia ficción, de acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de California en San Diego (UCSD).

“En principio la invisibilidad parece magia, pero sus fundamentos son muy conocidos. Sólo tenemos que manipular la percepción”, dice Boubacar Kanté, profesor de la UCSD y autor del estudio.

¿En qué consisten esos fundamentos conocidos? Un manto de invisibilidad cambia la dispersión de las ondas electromagnéticas, en este caso la luz, para que un objeto pase desapercibido a estas frecuencias. El problema que tienen hoy estos dispositivos es que se ven abultados.

“Se requieren de muchas capas de materiales para ocultar un objeto, de tal forma que el manto terminaba por ser demasiado grueso” dice Li-Yi Hsu, otro de los autores del estudio que publicó recientemente Progress In Electromagnetics Research.

Pero además, el equipo de Kanté logró solucionar otro defecto. Los mantos reflejaban la luz con menos intensidad, por lo que la opacidad servía como indicio de que se ocultaba algo.

¿Cómo solucionaron el problema los investigadores de la UCSD?

Usualmente las capas de invisibilidad están hechas con partículas de metal. Para su experimento, los investigadores de California las cambiaron por material dieléctrico, que no absorben la luz, además de teflón y cerámica patentada que adaptaron a una escala muy fina, para modificar la forma en que las ondas de luz se reflejan.

Para la simulación, colocaron el objeto sobre una área plana y lo cubrieron con el manto. El dispositivo logró que todo se viera como una superficie lisa.

“Lo que logramos fue engañar al observador”, según Kanté. Cualquier objeto refleja de forma distinta la luz. El manto canceló esta distorsión alterando el peso de las partículas cilíndricas de cerámica incrustadas en el manto con lo que se controló el reflejo de la luz.

Hsu explica: “Comprobamos que un manto delgado, diseñado con material dieléctrico, ayuda significativamente a reducir la sombra del objeto”.

Con esta tecnología, comenta el profesor Kanté, podemos hacer mucho más que volver invisibles a objetos. La modificación del reflejo de las ondas de luz podría aplicarse en la concentración de energía solar o incrementar la velocidad de las señales ópticas de comunicación.

Foto: UCSD

Los editores recomiendan