Luis Estrada

Por: Luis Estrada

Quizás ningún otro elemento químico esté tan cercano al ser humano como el carbono, el cual es la base de toda la vida en el planeta. Los estudios científicos han demostrado que a través de la nanotecnología este elemento puede combinarse a nivel atómico y modificarse en diversas formas lo que supone un cambio radical en nuestro futuro tecnológico en diferentes áreas.

Una de estas transformaciones, se centra en el desarrollo de MEMS de carbono –sistemas microlectromecánicos, proyecto de investigación en el que trabaja el doctor Marc Madou, de la UC Irvine, quién habló de las ventajas que tiene este elemento sobre al silicio, usado principalmente en el desarrollo de sistemas tecnológicos.

“El carbono es uno de los elementos primordiales de la naturaleza, y el más importante en los últimos años para el desarrollo de sistemas micro y nanotecnológicos”, dijo durante su conferencia magistral Hacia un mundo de carbono en el 46 Congreso de Investigación y Desarrollo realizado en el Tecnológico de Monterrey.

Anuncio

Destacó que el carbono, desde su aparición ha sido motivo de varias investigaciones, como por el ejemplo el grafeno, que por su composición y cualidades como la elasticidad, dureza –incluso más que la de un diamante–, flexibilidad, conductividad y efecto antibacteriano lo hace un material más económico y funcional por encima del silicio utilizado en la elaboración de MEMS, microsistemas encargados del funcionamiento de diferentes dispositivos como smartphones, wearables y sensores.

“Estamos trabajando en baterías inteligentes con mayor capacidad y durabilidad, también en células de combustible, nanosensores que se pueden aplicar a cualquier tipo de sistema, los MEMS nos abren una serie de posibilidades a los investigadores”, destacó el investigador.

Explicó que además de tener la gran ventaja de ser nanométrico tiene propiedades como excelente conductor, lo que permitirá desarrollar dispositivos mucho más pequeños, como un sistema de detección de alguna enfermedad en menos de un segundo. Entre otras aplicaciones del este material se están creando nanotubos de carbono tan resistentes como una varilla.

El investigador aclaró que esta tecnología aún esta “verde” y que faltan aún años de investigación y prueba, sin embargo no duda de las capacidades que tiene sobre otros materiales.

El doctor Marc Madou tiene una estrecha colaboración con el Tec de Monterrey, en el que ha trabajado en diferentes trabajos de investigación, así como ofreciendo cátedra a alumnos de esta institución.

Actualmente el Tec y la UC Irvine forman parte del llamado “anillo de investigación”, que dirige profesor Madou que tiene como finalidad unir y transferir conocimiento en relación al estudio de microfluídos y MEMS de carbono.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!