iStock

(Agencia Informativa Conacyt) En México el método más común para tratar el cáncer es la quimioterapia, un proceso que emplea fármacos citotóxicos para destruir las células malignas. Sin embargo, estas sustancias también llegan a afectar al resto de las células, lo que puede comprometer la salud del paciente.

Ante este riesgo, un equipo de científicos del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) estudia los efectos que tienen en el ser humano unos nuevos agentes quimioterapéuticos, las casiopeínas.

Se trata de un grupo de fármacos desarrollado en México que ya ha mostrado ventajas en el tratamiento del cáncer frente a otros, principalmente por la disminución de efectos secundarios.

Para combatir la enfermedad, las casiopeínas favorecen la apoptosis, es decir, la muerte celular programada por el propio organismo, lo que ayuda a destruir las células malignas.

Con el objetivo de demostrar los efectos de estos agentes, los investigadores emplearon con éxito la casiopeína CasII-gly en cultivos de células de cáncer cervical. Los resultados fueron publicados en la revista Frontiers in Physiology.

Durante este estudio, también se encontraron evidencias de que este fármaco podría activar la respuesta inmune general del organismo y los mecanismos de reparación de las células dañadas.

¿Qué son las casiopeínas?

Las casiopeínas contienen en su estructura un átomo de cobre, el cual las vuelve altamente reactivas al material genético. A diferencia de otros metales, este elemento está naturalmente presente en las células, por lo que puede ser manejado y desechado con mayor facilidad por el cuerpo del paciente.

Es importante aclarar que las investigaciones sobre los mecanismos de acción de estos compuestos anticancerígenos no han terminado. Por ahora se encuentran en la fase clínica I, la cual consiste en realizar pruebas sobre su toxicidad en humanos.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre