(AFP) – El viaje que inició la sonda Cassini de la agencia espacial estadounidense, la NASA, en 2004 está próximo a llegar a su fin. El aparato, que desde entonces orbita Saturno con el objetivo de explorar sus misterios, inició este 26 de abril las maniobras que lo llevarán a sumergirse en el espacio entre este planeta y sus anillos, en donde se desintegrará el próximo septiembre.

El primer descenso de la sonda para introducirse en la atmósfera del gaseoso y gigante cuerpo celeste comenzó esta mañana a la hora prevista (09:00 GMT), según lo anunció la propia NASA en Twitter: “¡Eso es todo! A través de la brecha entre Saturno y sus anillos. Los instrumentos están encendidos, pero estamos fuera de contacto con la Tierra. ¡Aquí vamos!”.

¿Qué sigue? Una etapa de suspenso a la espera de noticias. Las comunicaciones entre Cassini y la Tierra permanecerán cortadas durante el proceso de inmersión y no se restablecerán sino hasta un día después de que éste se complete. Si la sonda sobrevive al viaje, podría hacer contacto vía radio el 27 de abril.

Anuncio

“Las imágenes y otros datos (de Saturno) comenzarán a llegar poco después de que se restablezca la comunicación”, explicó la NASA.

Cassini es una misión de 20 años que se desarrolló con ayuda de la la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana. Ésta “ha producido un tesoro de descubrimientos que nos harán reescribir varios temas de las obras de ciencia planetaria”, dijo Nicolas Altobelli, responsable científico de la misión de la ESA, durante la conferencia de la Unión Europea de Geociencias que se celebra esta semana en Viena, Austria.

La sonda de 6,7 metros de largo fue lanzada en 1997 y comenzó a orbitar Saturno, el sexto planeta desde el Sol, en 2004. Actualmente, Cassini se está quedando sin combustible, por lo que hará una última exploración ‘suicida’ en la superficie de Saturno el 15 de septiembre. La decisión de acabar con esta misión fue tomada en 2010.

Una peligrosa expedición

Aventurarse a inspeccionar por primera vez este planeta y sus anillos será un reto peligroso, de acuerdo con Luciano Iess, miembro del equipo de Cassini en la universidad Sapienza de Roma, Italia, en la reunión de la Unión Europea de Geociencias.

Cuando roce Saturno a una altitud de cerca de 3,000 kilómetros, la sonda estará más cercana que nunca a la banda de hielo y rocas espaciales que rodean el planeta. Los escombros en esas regiones se desplazan a unos 109,000 kilómetros por hora.

Los anillos que rodean el gigante de gas tienen miles de kilómetros de ancho, pero sólo de nueve a 90 metros de profundidad. Las últimas inmersiones de Cassini buscan ofrecer una mirada inédita sobre estos, así como revelar más información sobre su masa y su edad.

“Si los anillos son masivos, esto significa que son viejos. Pueden datar de la época en que se formó el sistema saturniano”, dijo Iess. Pero “si la masa es poca, entonces los anillos son jóvenes y se habrán formado en un proceso distinto”. El sobrevuelo también proveerá más información sobre el interior del planeta.

Google celebra el arribo de Cassini a Saturno

Google decidió lanzar este 26 deabril un Doodle para conmemorar el arribo de la sonda a Saturno. En este se puede ver una caricatura de Cassini fotografiando al enorme planeta gaseoso.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!