Getty Images

Hace 31 años, el mundo fue testigo del más grande accidente nuclear de la historia.

El reactor número cuatro de la planta Chernóbil de Pripyat, en lo que ahora es Ucrania, estalló durante una prueba de seguridad el 26 de abril de 1986, arrojando materiales radiactivos y tóxicos al aire entre los que se encontraron dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito.

La explosión y las sustancias liberadas causaron directamente la muerte de más de 30 personas, al tiempo que forzaron al gobierno de la Unión Soviética a evacuar a los aproximadamente 110,000 habitantes de en un barrio de unos 30 kilómetros ubicado alrededor de la central, el cual es hasta este día es considerado como una zona de exclusión. 

Además, tras la detonación, una nube radiactiva contaminó tres cuartas parte de Europa, principalmente los territorios de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, en aquel momento repúblicas soviéticas.

Te invitamos a conocer lo que ha ocurrido en esta área desde entonces.

Un ‘sarcófago’ sobre otro

domo Chernóbil
AFP

En noviembre de 1986 se terminó de construir un ‘sarcófago’ de hormigón de 50 metros de altura sobre el reactor número cuatro de la planta Chernóbil con el objetivo de aislar las 200 toneladas de magma radiactivo que contiene.

Más tarde, al inicio de la década de los noventa, esta estructura fue reforzada.

Treinta años después, en noviembre de 2016, se empezó a instalar un gigantesco domo ya armado sobre la primera estructura. Este pesa 36,000 toneladas, mide 110 metros de alto y deberá estar listo para noviembre de este año.

La nueva cúpula tiene una duración prevista de, al menos, 100 años y permitirá llevar a cabo “con toda seguridad” operaciones necesarias para la “descontaminación” del interior del reactor, de acuerdo con el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD).

Regreso a pesar de la radiación

AFP
AFP

Con una edad promedio de 75 años, en la zona de exclusión de Chernóbil aún vive un centenar de personas, la mayoría de las cuales regresaron tras la catástrofe a pesar de la radiación y la oposición de las autoridades ucranianas.

En total son 158 samosely, como son conocidos quienes viven en esta zona, de acuerdo con responsables de la central. Este grupo habita en pequeñas casas de campo, la mayoría de madera.

Vive de lo que consigue cultivar en sus propias huertas, más algunas provisiones que les traen los empleados y los visitantes. En caso necesario, se trasladan a la vecina localidad de Ivankiv para adquirir algunos productos en el mercado local.

Las autoridades terminaron por aceptar la situación.

Una reserva de animales salvajes

Getty Images
Getty Images

Hoy, Chernóbil es también una reserva única de animales salvajes, a pesar de que en un radio de 10 kilómetros alrededor de la central el nivel de radiación sigue alcanzando 1,700 nanosieverts por hora, una cifra entre 10 y 30 veces superior a la norma.

La fauna en este lugar tiene una esperanza de vida menor a la del resto y una tasa de reproducción inferior, sin embargo, su número y variedad han aumentado a un ritmo inédito tras la caída de la Unión Soviética en 1991.

Así, mientras las especies dependientes de los desechos producidos por humanos han desaparecido, como las cigüeñas, los gorriones o las palomas, las consideradas indígenas han regresado y prosperado, como los lobos, los osos, los linces y los pigargos.

En 1990, un puñado de caballos de Przewalski, en vías de desaparición, fue llevado al lugar para ver si podía reproducirse. Al experimento le fue tan bien que actualmente más de cien ejemplares pastan placenteramente en los campos vacíos.

La flora también ha renacido en forma de un nuevo bosque de pinos y abedules.

Rusia mantiene su operación nuclear

Así es el nuevo reactor Ruso con tecnología "post Fukushima"
Sputnik/ Ulyana Solovyova

Este 2017, a unos 900 kilómetros de Chernóbil, Rusia está estrenando su reactor nuclear más potente hasta el momento, el primero en el mundo construido con tecnología “post Fukushima”.

La nueva instalación (de generación III+) ubicada en la central de Novovorónezh, es la primera a nivel global que opera de forma industrial. Ésta cuenta con un reactor de agua presurizada de 1,200 megavatios (MW) y sus sistemas de seguridad no requieren de manipulación humana para apagar el sistema en caso de que se presente una emergencia.

Hasta ahora, Rusia cuenta con 33 reactores nucleares operativos, los cuales tienen una potencia de salida total de poco más de 24,100 MW.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre