iStock

Pekín, China (AFP) China está construyendo el centro de clonación de animales más grande del mundo, con la ambición de ‘fabricar’ perros, caballos y vacas en serie para comercializarlos a escala industrial.

Las compañías de biotecnología Boyalife y Sooam Biotech son las responsables de este proyecto, junto con dos institutos de investigación chinos.

La producción de animales comenzará en 2016 en la ciudad de Tianjin, al norte del país, en las instalaciones que contarán con un laboratorio de clonación y un banco de genes.

De acuerdo con el presidente de Boyalife, Xu Xiaochun, el centro creará al inicio de su operación unos 100 mil embriones de vacas al año pero, su objetivo, es llegar al millón anual. Esto porque “los agricultores chinos tienen dificultades a la hora de producir suficientes vacas de carne para responder a la demanda del mercado”, explicó.

El escepticismo al respecto se hizo presente dentro de las redes sociales chinas, en donde los usuarios dudaron que los consumidores se entusiasmen por carne procedente de animales clonados.

La ubicación de la fábrica, cerca del depósito de productos químicos en donde se produjeron explosiones en verano, es otro motivo de preocupación para los habitantes del país asiático.