NASA

Shanghái, China (Reuters) La Luna está de moda. Ante el anuncio de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre la construcción de una base habitada en la cara oculta de este satélite para 2030, China decidió no quedarse atrás.

El país asiático planea enviar la primera sonda terrestre a esa misma ubicación en 2018, de acuerdo con la agencia oficial Xinhua.

Se trata de la Chang’e-4, la cual es similar a la Chang’e-3 con la que realizó su primer alunizaje en 2013, aunque la nueva sonda será capaz de transportar una carga mayor.

Esta nave tendrá la tarea de estudiar las condiciones geológicas del lado no visible de la Luna desde nuestro planeta.

Anuncio

Para China, avanzar en su programa espacial es una prioridad, lo que se ha visto reflejado en el gobierno del presidente Xi Jinping, quien instruyó que el país se convierta en una potencia espacial.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!