Getty Images.

Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un sistema para degradar y remover residuos farmacéuticos, como antiinflamatorios y antibióticos, del sistema de drenaje mediante la síntesis de materiales con técnicas de microondas y ultrasonido.

Esta solución busca resolver el problema de acumulación de este tipo de contaminantes que, durante varias décadas, se ha presentado en algunas ciudades y cuya acumulación representa un riesgo para el medio ambiente.

Este sistema fue elaborado en el laboratorio de Nanomateriales Sustentables de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE), por la doctora Silvia Patricia Paredes Carrera y los estudiantes de doctorado Isis Scherezada Rodríguez Clavel, Eri Joel Paz García y Elma Iran Moreno Valencia.

Patricia Paredes Carrera expuso en un comunicado que ambas técnicas permiten modificar la morfología y cristalinidad de los materiales sintetizados, y que en promedio reduce el tiempo de dicho proceso de 72 horas a 40 minutos.

En este estudio se llevó a cabo la remoción y la degradación de residuos farmacéuticos: para ello se tomó como molécula modelo una solución de diclofenaco, y se utilizó un sistema integral de tratamiento fotocatálisis, degradación, ultrasónica y sorción.

Paredes Carrera detalló que se estudió el diclofenaco porque es un desinflamatorio que se utiliza de manera masiva e indiscriminada.

“El diclofenaco se vende sin receta médica, aunque no es muy peligroso, tiene constante incidencia en el medio ambiente, por lo que en el corto plazo se puede convertir en un problema de salud”, indicó la investigadora.

Además han trabajado con el antibiótico trimetoprim, que también está presente en aguas residuales de la Ciudad de México, aunque su venta está regulada, se consume en grandes cantidades.

El sistema en cuestión es económico y más eficiente: Utiliza menor tiempo para degradar fármacos que una fotocatálisis comercial, ya que los materiales empleados se sintetizan de manera convencional hasta en 72 horas.

Al conjuntar ambas técnicas se redujo el tiempo entre 5 y 40 minutos. La científica politécnica también expuso que con este sistema el líquido tendrá un reciclado de buena calidad, sin ser totalmente potable.

“En México no existen procesos más finos para convertirlo en bebible. En países desarrollados sí los hay, aunque tienen alto costo”, detalló Paredes Carrera.

Asimismo, comentó que parte del proyecto se enfocó al estudio de diferentes afluentes residuales de la Ciudad de México, donde se encontró la presencia de varios fármacos y productos de higiene personal.

Pensando en el futuro, la científica del politécnico consideró que se puede hacer un prototipo o dispositivo dirigido al público, empresas u hospitales, que tenga varias etapas del tratamiento integral de fotocatálisis, degradación, ultrasónica y sorción, que purifiquen totalmente el agua.

 

 

Con información de Notimex

 

 

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!