Científicos identifican la ‘hora feliz’ de un cometa

Lovejoy derrama alcohol y azúcar equivalente a 400 botellas de vino; el hallazgo afianza la hipótesis que los cometas contribuyeron al origen de la vida.

NASA

El cometa Lovejoy hizo honor a su nombre y liberó grandes cantidades de alcohol y azúcar en el espacio, para deleite de un equipo internacional de astrónomos.

Esta es la primera vez que científicos identifican la presencia de alcohol etílico (el mismo que se usa en bebidas alcohólicas) en un cometa.

“Encontramos que Lovejoy dispersó el equivalente a 500 botellas de vino por segundo durante su periodo de mayor actividad”, dijo Nicolas Biver, del Observatorio de Paris y autor principal del estudio que se publicó en Sciences Advances.

El hallazgo de 21 moléculas orgánicas distintas en el gas del cometa, entre ellas de alcohol etílico y glicoaldehido, son la más reciente evidencia de que los cometas pudieron ser el origen del material necesario para la aparición de vida en la Tierra, cuando se impactaron en la superficie hace millones de años.

Los cometas son restos congelados de la formación del Sistema Solar. Cuando estos se acercan al Sol, el calentamiento provoca la liberación de gases, lo que permite a los científicos estudiar su composición. En julio, por ejemplo, la Agencia Espacial Europea reveló que la sonda Philae que orbitó el cometa 67P/Churyumov­-Gerasimenko  detectó 16 componentes orgánicos, algunos de los cuales forman parte de aminoácidos, nucleobases y azúcares.

Lovejoy (catalogado originalmente como C/2014 Q2) ha sido uno de los cometas más brillantes y activos desde el Hale-Bopp en 1997. Su mayor acercamiento al Sol ocurrió el 30 de enero y liberó hasta 20 toneladas de agua por segundo.

“El siguiente paso será comprobar si el material orgánico que se encuentra en los cometas proviene de la nube que originó el Sistema Solar o de una posterior, dentro del círculo protoplanetario que rodeó a la joven estrella”, dijo Dominique Bockelée-Morvan, coautora del estudio.