ESO / M. Kornmesser

(Notimex) – Científicos de la Universidad Federal rusa del Báltico Immanuel Kant realizaron una simulación de la travesía de un asteroide que entró en el sistema solar procedente de un cúmulo de estrellas en la constelación de Carina

Hace aproximadamente un mes, los astrónomos detectaron un nuevo asteroide de aproximadamente 200 metros de largo que bautizaron como ‘Oumuamua’. El cuerpo celeste se acercó al Sol a una distancia de 0,25 unidades astronómicas (unidad de longitud en el espacio equivalente a 149,600 millones de metros), que es menos de lo que la separa al astro de Mercurio.

Lee:  Oumuamua, el asteroide proveniente de otro sistema solar

Sin embargo, la singularidad de este asteroide opaco la distancia en que se desplazaba a enormes velocidades. Al acercarse al Sol, se aceleró hasta unos inauditos 87 km/s, una cifra que quintuplica la velocidad de la New Horizons, la sonda espacial más rápida.

La velocidad del ‘intruso’ disminuye a medida que se va alejando del astro. De hecho, se redujo a 47 km/s al atravesar la órbita terrestre y, según los cálculos, caerá a 26 km/s cuando abandone nuestro sistema.

Esta velocidad tan alta, junto con una órbita extraordinariamente hiperbólica y muy inclinada con respecto al plano orbital de la mayoría de los cuerpos celestes del sistema solar, hicieron pensar a los astrónomos que ‘Oumuamua’ tiene origen extrasolar.

Por si no lo viste: 3 datos sobre el regreso del asteroide Florence a la Tierra

En un principio, los científicos del observatorio de Hawái, Estados Unidos, que lo descubrieron en imágenes del cielo nocturno creyeron que se trataba de un cometa, debido a su órbita demasiado alargada, pero observaciones posteriores, en particular con el uso de dispositivos más sofisticados, revelaron la ausencia de la nube de polvo y gas propia de los cometas.

El análisis de la trayectoria y la velocidad del objeto mostraron que llegó al sistema solar procedente de algún cúmulo de estrellas de la constelación de Carina y que su travesía duró cerca de 45 millones de años.

El nombre de este asteroide debe a los descubridores, ya que ‘Oumuamua’ significa mensajero en hawaiano. También ha recibido otra denominación oficial, esto por ser el primer visitante al sistema solar llegado desde el exterior, se le ha asignado el código único 1I/2017 U1, con ‘1I’ por ‘Interstellar’ o interestelar.

También puedes leer: Asteroides: una amenaza incierta pero real

“De momento, los científicos no se han puesto de acuerdo sobre cómo un asteroide pequeño pudo escapar del campo gravitacional de su estrella para emprender un viaje interestelar. Es muy posible que algún cataclismo lo expulsara de su sistema planetario original hace muchos miles de millones de años”, opinan.

También, que “desde entonces, deambula por la galaxia dando vueltas de vez en cuando cerca de una u otra estrella. Si el pasado de Oumuamua está oculto en las tinieblas de la historia, su presente y futuro pueden calcularse con relativa facilidad, que es lo que se muestra en nuestro vídeo”, explica Alexéi Baigashov, responsable de la Comunidad Astrónoma de la Universidad Federal del Báltico Immanuel Kant.

Un equipo de la Comunidad Astrónoma de dicha universidad realizó una simulación del acercamiento de Oumuamua al Sol. El vídeo muestra cómo el asteroide “cae en picada” cerca de nuestro astro tras atravesar la órbita de la Tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre