Clonarán Códice Voynich, el libro más misterioso del mundo

¿Trata de botánica, de astrología o de medicina? Esta editorial quiere descubrirlo.

Yale University

El Códice Voynich es un libro ilustrado escrito hace más de 500 años por un autor anónimo en un alfabeto aún no identificado y un idioma incomprensible, conocido como voynichés. Es por ello que el texto de 240 páginas espera desde hace más de 50 años en las estanterías de la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale, ubicada en Connecticut, a que alguien logre descifrarlo.

¿Trata de botánica, de astrología, de medicina? ¿Puede ser un libro sobre magia o fenómenos sobre naturales? Los españoles Juan José García y Pablo Molinero pueden acercarnos a la respuesta.

Yale University
Yale University
Yale University
Yale University

Se trata de los propietarios de Siloé, una editorial especializada desde hace 20 años en clonar obras antiguas de todo tipo.

“Supimos de la existencia del Voynich en 2005 e inmediatamente nos dijimos: hay que copiarlo”, explicó García al diario El País en diciembre pasado, “lo que más llamó nuestra atención es que es uno de los libros más solicitados para exposiciones del mundo”, a pesar de ser un texto imposible de leer.

A lo largo de su existencia, el Códice Voynich ha sido objeto de diversos estudios que, hasta 2014, no habían logrado descifrar ni una sola palabra. Fue apenas hace dos años que el profesor Stephen Bax de la Universidad de Bedfordshire, en Reino Unido, consiguió identificar algunos conceptos como ‘enebro’, ‘coriandro’, ‘tauro’ y ‘azulejo’.

Ese mismo año se notificó a Siloé ser la editorial seleccionada para cumplir con la tarea pero fue hasta este 2016 que se iniciaron los trabajos. Así, desde febrero pasado, Juan José García y Pablo Molinero, junto con su equipo, se encargan en clonar el manuscrito por primera vez en la historia de su existencia.

Yale University
Yale University

El Códice Voynich fue adquirido por Hans Peter Kraus en 1961, tras la muerte del especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich y su esposa, quienes lo habrían adquirido en 1912.

Fue Kraus quien lo cedió a la Universidad de Yale con el nombre que homenajea a su antiguo propietario.

Y tú, ¿de qué crees que trata?

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!