¿Cómo funcionan los ambientes virtuales?
iStock

Hace más o menos diez años, el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DoD) solicitó a la compañía tecnológica Vicon uno de sus sistemas de motion capture compuesto por herramientas como cámaras y su software especializado en la captura de movimiento. ¿Para qué? En ese momento ni la propia firma lo supo.

Hoy conocemos la verdad. El ejército norteamericano invirtió cerca de 32 millones de dólares para comprar este equipo y desarrollar una plataforma de simulación militar con escenarios y situaciones proyectadas a los soldados en Realidad Virtual (VR). Dentro de este ambiente, los participantes podían interactuar entre ellos y sortear obstáculos ‘reales’.

“Las cosas que hace el DoD son privadas. Hasta que ya son obsoletas se hacen públicas”, recordó Carlos Vilchis, director comercial de HCG/Vicon Latinoamérica, durante el VRFEST MX que se llevó a cabo en la Ciudad de México del 26 al 27 de agosto. “Para Vicon fue entonces secreto de cliente, les dijimos: toma tu equipo y que disfrutes”.  

Lo más interesante de esta historia comienza cuando el Departamento de Defensa estadounidense dio a conocer una serie de videos en los que mostró su desarrollo. “Nos cayó el veinte de que el ejército de este país utilizaba el sistema de motion capture para ingresar información hacia engines internos para hacer su entrenamiento”, explicó Vilchis.

Anuncio

“Así empezó el furor. Todo mundo se preguntaba cómo lo estaban haciendo”, relató el experto. “Para nosotros fue un nuevo segmento de negocios, muy importante, que decidimos abordar”. Fue de esta manera que, en 2015, tecnología como la de Vicon empezó a utilizarse en el sector de la Realidad Virtual, con resultados impresionantes.

Para funcionar, estos sistemas sólo requieren que los usuarios porten “un par de guantes y un par de zapatos” con indicadores, así como una backtop. “Así de simple”, dijo el director comercial de HCG/Vicon Latinoamérica. “Ya no tienes que ponerte un traje muy complicado, como era antes. Con estos cuatro puntos todo el cuerpo de la persona es ingresado al ambiente virtual y trackeado con algoritmos que ‘entienden’ cómo se flexionan sus extremidades”.

La computadora en forma de mochila es aún imprescindible, ya que una transmisión inalámbrica puede generar latencia y mareos. Pero no te preocupes por el peso, ya que de acuerdo con Carlos Vilchis, son mucho más ligeras que una laptop comercial.

Los ambientes virtuales actuales permiten que los usuarios interactúen entre ellos o con objetos que cuenten con marcadores. “Puedes agarrar una antorcha o abrir una tumba, cuando en verdad se trata de un palo o una caja”. Tal es el caso de un recorrido VR dentro de antiguas pirámides egipcias que ofrece el Museo del Louvre en París, Francia.

Como lo describió el especialista en el VRFEST MX, esta muestra permite al usuario encontrar su propio camino abriendo pasadizos y resolviendo rompecabezas entre restos de Faraones.

En México, cuatro instituciones trabajan con este tipo de tecnología: cinco campus del Tecnológico de Monterrey, cinco de la Universidad del Valle de México, dos de la Universidad Anáhuac y tres del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Entre los clientes a nivel global con los que cuenta Vicon se encuentran Boeing, Boston Dynamics, el Massachusetts Institute of Technology (MIT), la NASA y Google, compañía que hace cerca de ocho años utilizó motion capture para probar sus primeros vehículos autónomos.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!