iStock

¿Te has preguntado cómo comienza y termina un fenómeno viral? Pues no eres el único. Un grupo internacional de expertos decidió utilizar su talento para encontrar la respuesta a esta incógnita con ayuda de la ciencia. La clave de su trabajo está en la misma palabra que describe a estas explosiones de popularidad: viral, es decir, que se propaga como si fuera un virus.

Con esta idea en mente, el equipo de las universidades de Aberdeen, en Escocia; Cambridge, de Inglaterra; Zaragoza, ubicada en España; así como la Nacional de Colombia, creó un sistema matemático con base en modelos epidemiológicos que permite explicar el ‘contagio’ en las redes sociales de, por ejemplo, los memes. Este pone en evidencia las similitudes que existen entre la transmisión de fenómenos en internet y la de enfermedades infecciosas.

¿Cómo funciona?

Francisco Pérez-Reche, de la Facultad de Ciencias Naturales y Computación de Aberdeen, es el autor principal de este estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports. Este investigador explica que a menudo ayudamos a que los fenómenos sociales lleguen a ser aceptados por muchas personas sin darnos cuenta.

Anuncio

“Esto es especialmente relevante para los contextos sociales en los que los individuos inicialmente dudaron en unirse a un movimiento colectivo, por ejemplo, una huelga, porque tienen miedo de convertirse en parte de una minoría que podría ser castigada. Pero también se aplica a las nuevas ideas o productos”, detalló.

Así, la oposición de la población a aceptar una nueva idea actúa como una barrera para el ‘gran contagio’, hasta que la transmisión del fenómeno se vuelve lo suficientemente fuerte como para superar esa resistencia. “Es en ese punto que sucede la explosión” afirmó Pérez-Reche.

Un fenómeno antiguo

De acuerdo con la investigación de este grupo, la rápida propagación de las ideas puede parecer reciente, algo que caracteriza a nuestro tiempo. Sin embargo, lo que sucede es que internet hace de este fenómeno algo más evidente.

Imagínate: la palabra ‘meme’ fue acuñada por el biólogo Richard Dawkins en 1976, mucho antes de que se empezaran a compartir fotografías divertidas de gatos en la web.

Los expertos agregaron que los factores más importantes para que algo se vuelva viral son el valor intrínseco de la idea y la adopción por gente cercana, en este caso, nuestros ‘amigos’ de Facebook o la gente que seguimos en Twitter, por ejemplo.

Si vemos que algún compañero, familiar o celebridad comparte una idea, es más probable que la aceptemos como válida. Esto hace que nos sintamos cómodos uniéndonos a ella.  

¿Por qué estudiar ‘lo viral’?

Francisco Pérez-Reche dijo que este modelo podría ser utilizado en el futuro para hacer frente a los problemas sociales, o por las empresas para dar a sus productos una ventaja sobre sus rivales.

“Nuestras conclusiones se basan en simulaciones numéricas y cálculos analíticos para una variedad de modelos de contagio”, afirmó, “esperamos que el nuevo conocimiento proporcionado por nuestro estudio tenga implicaciones importantes en escenarios sociales reales”, explicó.

Como ejemplo, mencionó que su hallazgo podría apoyar en la creación de mejores estrategias para reducir al mínimo el riesgo de epidemias repentinas e inesperadas, así como a la difusión “explosiva” de productos e ideas innovadoras.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!