Cómo sobrevivir en Próxima b, el ‘gemelo’ de la Tierra
AFP / EUROPEAN SOUTHERN OBSERVATORY

Un grupo de científicos anunció oficialmente este 24 de agosto el hallazgo de un pequeño planeta potencialmente habitable que orbita en torno a la estrella más cercana a nuestro sistema solar, Próxima Centauri. Su investigación fue publicada en la revista Nature.

Bautizado como Próxima b, este exoplaneta rocoso, dotado de una masa cercana a la de la Tierra, está ubicado en una zona considerada ‘templada’ lo que permite, al menos en teoría, la existencia de agua líquida, una condición necesaria para la vida. ¿Significa esto que podríamos mudarnos o pasar las vacaciones allá? Aquí encontrarás la respuesta.

Desde 1995, los expertos han descubierto miles de exoplanetas —ubicados fuera de nuestro sistema solar—, decenas de los cuales parecen potencialmente habitables. No obstante, se encuentran muy lejos. Próxima b, en cambio, está casi ante nuestras narices a escala universal: se encuentra a apenas 4,2 años luz del Sol.

También puedes leer: Gemelo de la Tierra, más cerca del ‘vecindario’ estelar

Para todos aquellos que esperan encontrar vida fuera de la Tierra, este descubrimiento científico ofrece optimismo. De acuerdo con un grupo de astrobiólogos de la Universidad de Cornell, en Nueva York, diversos organismos podrían evolucionar para sobrevivir en un ambiente como el que ofrece Próxima b, a pesar de la alta radiación.

“El nuevo planeta orbita muy cerca de su estrella”, explicó uno de los autores del hallazgo, Julien Morin, de la Universidad de Montpellier, “por ello, recibe muchos más rayos X y ultravioletas extremos que los que la Tierra recibe del Sol. Además, nuestro planeta cuenta con una atmósfera y la presencia de un campo magnético que nos protege”.

¿Cómo podría sobrevivir un organismo bajo estas condiciones? Bajo tierra puede ser una opción según los especialistas de la Universidad de Cornell. Otra alternativa sería absorbiendo la radiación, como lo hacen ciertos corales formadores de arrecifes en un proceso llamado biofluorescencia. Sin embargo esto significa que, a pesar de las similitudes de Próxima b con nuestro planeta, no podrás pasar el verano descansando sobre sus rocas.

El exoplaneta fue descubierto por un equipo internacional de astrónomos coordinado por Guillem Anglada-Escudé de la Universidad Queen Mary de Londres y gracias a una campaña de investigación que duró poco más de dos años.

Esta labor contó con la contribución del espectrógrafo HARPS instalado sobre un telescopio del Observatorio Europeo Austral (ESO) que se encuentra en Chile, así como de otros telescopios del ESO.

Con información de AFP / gizmodo.com 

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!