iStock

Ante el problema de contaminación que se vive en el Valle de México se modificó, desde el 5 de abril pasado y hasta el 30 de junio, el programa Hoy No Circula. Esto con el objetivo de que todos los vehículos que transitan por la Ciudad de México o municipios conurbados dejen de circular un día a la semana y un sábado al mes, sin importar el holograma con el que cuenten.

Esta situación provocó que cientos de personas empezaran a organizar grupos en redes sociales para compartir sus viajes en automóvil con otras personas que estudiaran o trabajaran en su mismo destino.

“La intención era muy buena pero, en muchos de estos casos, no resultó efectivo, ya que era difícil que realmente las rutas, horarios y fechas cuadraran”, afirmó en entrevista con Tec Review Web Raymundo Perea, un estudiante del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe quien, junto con Salma Hechem y la casa de desarrollo InventiveHack creó ComparteRide.

La idea “era hacer una plataforma que contribuyera a solucionar el problema”, dijo Hechem, alumna de la carrera de Emprendimiento Cultural y Social en la misma institución.

Cortesía ComparteRide
Salma Hechem Cortesía ComparteRide

“Queríamos hacer algo que realmente tuviera un impacto”, agregó Perea, quien cursa la licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas.

Cortesía ComparteRide
Raymundo Perea Cortesía ComparteRide

Pero el reto era muy grande. La gente necesitaba una aplicación que eficientara este proceso a la brevedad. “Lo teníamos que hacer lo más pronto posible, porque era lo que se requería en ese momento”, explicó Raymundo.

Así fue que este equipo de jóvenes puso manos a la obra. Los integrantes de InventiveHack, también universitarios, empezaron a trabajar el 6 de abril por la tarde. A la mañana siguiente ComparteRide estaba lista para empezarse a usar al interior del Tec.

Cortesía ComparteRide
InventiveHack Cortesía ComparteRide

“Se empezó a hacer popular en redes sociales muy rápido, todo mundo lo empezó a compartir. Empezamos a crecer en número de usuarios a gran velocidad”, recordó Raymundo Perea.

“A los dos días empezamos a operar en la Universidad Panamericana. Luego nos pusimos en contacto con gente de otras universidades que sin dudarlo se unió, como en el caso del Instituto Tecnológico Autónomo de México y la Universidad Nacional Autónoma de México”, aseguró Salma Hechem.

¿De qué se trata ComparteRide?

ComparteRide es un servicio sin costo al que puedes accesar desde cualquier navegador. Para unirte a la comunidad necesitas un código de acuerdo a tu lugar destino, que puede ser desde una universidad hasta una empresa. Esta clave es la que te dará acceso al grupo privado de los rides que están cerca de ti.

“Esto nos permite ofrecer a los usuarios la certeza de que no viajarán con un extraño”, dijo Hechem.

“El tema de la confianza es nuestra base”, detalló Perea, “sabes que sólo te encontraras con personas que están dentro de tu mismo universo, que conoces o que se relacionan contigo. Esto permite que tengas una experiencia similar a la de las personas que se organizan por medio de redes sociales pero de una forma realmente funcional”.

En caso de que el lugar en el que realizas tus actividades principales no este dado de alta en el sitio, lo único que tienes que hacer es juntar a otras 49 personas que estén interesadas en compartir rides con el mismo destino.

ComparteRide 1.0

Para lanzar esta plataforma se hizo un primer prototipo, llamado Beta, el cual empezó a funcionar en el Tec y se expandió a otras universidades. Este 15 de abril, el equipo de ComparteRide habilitará una nueva versión, la 1.0.

La principal diferencia entre una y otra es la interacción entre los usuarios.

“Con la primera, la comunicación se daba por medio de Facebook. Si veías un ride de tu interés lo clickeabas y el sitio te mandaba al perfil del otro usuario. Ahora todo se dará dentro de la misma aplicación”, explicó Salma Hechem.

“Además incluiremos mapas interactivos, menús desplegables y la opción de agregar descripciones”, continuó, “por ejemplo si no quieres que quien se suba contigo fume o si prefieres evitar cierto tipo de música durante el trayecto.

Cortesía ComparteRide
Cortesía ComparteRide

Un proyecto a toda velocidad

ComparteRide arrancó en sólo unas horas. Su crecimiento se dio en unos cuantos días y su versión 1.0 llegó en apenas un par de semanas. ¿Qué sigue para una plataforma que avanza a tal velocidad?

“Nacimos con la idea de contribuir a solucionar un problema muy específico pero, ahora, sabemos que es un modelo que podría replicarse en otros lugares y ante otras situaciones”, consideró Hechem, “el sistema puede ser una gran herramienta para nuestra economía, para proteger al medio ambiente y para crear comunidad”.

Gracias a ello, esta aplicación ya está generando interés en otras áreas. “Nos han empezado a contactar de empresas que quieren que abramos códigos ante ciertos problemas”, afirmó Perea, “por ejemplo, con sus estacionamientos, que a lo mejor tienen espacio para 300 personas cuando son 500”.

Otro reto a cumplir será llevar su servicio al mundo de las aplicaciones móviles, una nueva plataforma que, de acuerdo con ComparteRide, podría estar lista este mismo mes.

“Ya estamos construyendo el API, es decir, lo que conecta todo lo que hemos hecho para poder transformarlo en una app móvil”, adelantó Raymundo Perea, “y ya tenemos las primeras pantallas hechas para iOS. Muy pronto empezaremos a trabajar también en la versión para Android”.

Transformando la movilidad en el Valle de México

“Esperamos que esta idea sirva de inspiración a otras personas para buscar nuevas soluciones a lo que podría parecer un problema pero que, en realidad, sólo nos ayuda a mejorar”, comentó la alumna de octavo semestre de la carrera de Emprendimiento Cultural y Social.

“Nuestro objetivo, de entrada, es apoyar la solidaridad entre personas. Darle a estas comunidades una herramienta para que les sea más fácil ayudarse entre sí”, dijo el estudiante de licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas, quien se graduará el próximo diciembre.

ComparteRide también tiene “un impacto ambiental importante, así como en la movilidad y el tráfico del Valle de México”, aseguró, “esto puede llegar a transformar la forma en que vivimos y nos movemos por la zona”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!