Con o sin startup, la mentalidad emprendedora es para todos

¿Por qué hoy es imprescindible desarrollar tu ‘factor emprendedor’, sin importar si quieres tener tu propia empresa o no?

Entrepreneurial Learning Initiative

Cada vez son más las instituciones académicas alrededor del mundo que apuestan por incluir actividades y cursos relacionados con el emprendimiento en sus planes de estudio. Pero para aquellos que no están interesados en crear su propia startup o no que no lo tienen contemplado en sus planes a corto o mediano plazo, esto puede parecer irrelevante o hasta innecesario.

Gary Schoeniger, fundador y CEO de la organización Entrepreneurial Learning Initiative, piensa diferente, considera que en el mundo actual desarrollar una mentalidad emprendedora es imprescindible y, durante el Tercer Congreso Internacional de Innovación Educativa que se lleva a cabo en el Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, explicó por qué.

Hoy el mundo cambia a una velocidad impresionante y sin precedentes. En el libro Thank You for Being Late (Gracias por llegar tarde), recordó el experto, Thomas L. Friedman llega a la conclusión de que el ritmo con el que la tecnología evoluciona se ha acelerado a tal grado que ya sobre pasó nuestra propia capacidad de adaptarnos a ella.

“El entorno se transformó, por lo que nosotros también debemos transformarnos”, aseguró Schoeniger. “Y esto no es algo que podemos aprender en un libro de texto, es una cuestión de mentalidad”.

El creador de Entrepreneurial Learning Initiative, firma que se dedica a crear programas educativos y de capacitación, explicó que, a pesar de esta constante evolución a nuestro alrededor, aún son muchas las personas poco comprometidas.

En la mayoría de los casos, “la calidad del compromiso de los estudiantes disminuye a medida que avanza en sus estudios, desde la primaria hasta la preparatoria”, dijo. “Lo mismo sucede con quienes terminan la escuela y empiezan a trabajar”.

“Lo que no logro entender”, continuó, “es por qué no estamos preocupados por ello. Este grupo no está haciendo ninguna contribución significativa a la sociedad”. ¿Qué nos queda entonces? “Apenas un 13% de personas activamente comprometidas”.

Y dentro de este pequeño porcentaje destaca un subconjunto todavía más pequeño: los hipercomprometidos. “Son resilientes, ágiles, creativos, pensadores críticos y, gracias a todo esto, son quienes se dedican a resolver problemas”, detalló. “Son las personas con el factor emprendedor, con la actitud y la mentalidad de un emprendedor”.

Contrario a lo que se puede pensar al respecto, Schoeniger aclaró que ser un verdadero emprendedor no tiene que ver con tener una startup. “Hay personas que tienen su propio negocio pero no son emprendedoras, y viceversa”, aseguró. “Los emprendedores se caracterizan por hacer contribuciones importantes, incluso a procesos que encuentran en su vida diaria”.

De acuerdo con el experto, es por eso que la educación emprendedora es esencial para la sociedad del futuro y por lo que se debe difundir en los planes de estudio.

Para respaldar esta afirmación, Gary Schoeniger ofreció un ejemplo: las etapas por las que cualquier startup pasa. Primero está la de la búsqueda, en la que tanto los emprendedores como cualquier otra persona se preocupan por conectarse con su entorno.

“Es algo que no nos enseñan los padres o la escuela”, comentó, “más bien tiene que ver con la mentalidad emprendedora de determinar cómo puedo hacer que mis talentos sean utilizados para resolver los problemas de otras personas”.

Esto, según el fundador y CEO de Entrepreneurial Learning Initiative, requiere de habilidades como la observación, la experimentación, y el trabajo en equipo. “Son cosas que cualquiera puede desarrollar pero que muchos no se han dedicado a poner en práctica”.

Lo mismo sucede en la etapa de crecimiento. “Es aquí donde características más administrativas entran en juego”, consideró Schoeniger. “Tiene que ver con organización, procesos, división del trabajo”, tanto en el terreno de las startups como fuera de él.

Las instituciones educativas ya empezaron a darse cuenta de esta conexión, por lo que impulsan cada vez más en sus estudiantes el desarrollo de la mentalidad emprendedora. “Y quienes trabajan en ello resultan tener los niveles académicos más altos”, afirmó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!