Cortesía Fitbit

Por Gabriela Chávez / Expansión.mx:

A casi dos años de que Fitbit comprara Pebble por 23 millones de dólares, la empresa se ha enfocado en mejorar sus sensores y funcionalidades encaminada a crear equipos, no solo de monitoreo, sino lo suficientemente inteligentes como para detectar cambios que permitan prevenir enfermedades o, por lo menos, lograr mantener un estado saludable en sus usuarios a largo plazo.

Fitbit Ionic es el primer aparato de la firma consecuente con ese camino. Es el primer gadget de la marca que dejó de ser solo una, sofisticada, banda contadora de pasos para convertirse más en un smartwatch.

Además de contar con pantalla touch, el Fitbit Ionic, cuenta con una app de entrenador personal y sensores para medición de sueño y detección de actividad física automática.

Lee: Los wearables que atraparon tu muñeca en 2017

Al incorporar nuevos sensores como SPO2, que permite medir la oxigenación en la sangre, Fitbit tiene el objetivo futuro de prevenir condiciones como apnea del sueño, aunque eso tal vez vendrá en futuras versiones, Ionic ya comienza a recopilar estos datos.

Sin embargo, haciendo a un lado las promesas de la compañía, en el día día, Fitbit Ionic compite en la gama de smartwatches deportivos en los que la detección del movimiento, sincronización con otras apps, estética y batería son los puntos cruciales de comparación.

Probamos Fitbit Ionic por un par de semanas y este fue el veredicto.

Hardware y batería

Si bien la influencia de Pebble acercó a este gadget más hacia los relojes inteligentes, también lo hizo en su estética, pues aunque no compromete en nada su eficiencia y mantiene ligereza de pocos gramos, sus acabados plásticos lo hacen un tanto burdo y lejano a la tendencia más elegante que ha adoptado la industria de los vestibles en los últimos años.

Aunque pueden conseguirse correas de distintos colores, el reloj solo cuenta con un tamaño de pantalla, touch y a color. A diferencia de otras ediciones de Fitbit este es contra agua, hasta 150 metros en cualquier tipo de agua, lo que permite nadar; sin embargo, bucear o esquiar en agua quedan excluidas de las actividades.

Por si no lo viste: El reloj con el que Apple quiere cambiar el concepto de salud

La batería es una de las características que más sorprende del gadget al compararlo con el resto de sus competidores. La promesa es de cinco días de batería sin necesidad de recarga, y lo cumple casi a cabalidad, aunque si se usa al máximo y con la pantalla activa la duración de la carga se puede reducir a tres o cuatro días; no obstante es una mejora al compararlo con la mayoría de otros smartwatches que requieren de carga diaria como un smartphone.

En cuanto al almacenamiento, cuenta con 1.5 GB de memoria interna, equivalente a unas 300 canciones que se le pueden descargar, pues no es compatible con servicios como Spotify, aunque sí lo es con Deezer o Pandora en Estados Unidos.

La recarga total de la batería se hace en dos horas.

Detección de movimiento

Al estar enfocado en actividad física, los sensores integrados en Fitbit Ionic, hacen que tenga un mejor desempeño al detectar determinados movimientos que otros modelos de la marca.

Tal como otro otros Fitbits, Ionic, contabiliza pasos, calorías, escaleras subidas y monitorea diferentes rutinas; sin embargo, al contar ahora con GPS integrado en su propio sistema operativo Fitbit OS y sensor para ritmo cardíaco, el reloj puede detectar qué tipo de ejercicio estás haciendo de forma automática.

También puedes leer: El smartwatch que predice tus emociones

El reloj cuenta con entrenamientos precargados como correr, correr en cinta, natación, pesas y otros entrenamientos que se pueden personalizar al bajar una app adicional llamada Coach, también de Fitbit.

Una ventaja al correr es que, gracias a los sensores, ya no es necesario pausar y seguir si te paras por un momento durante la distancia, éste lo hace por ti aunque no siempre lo logra.

Una ventaja más de tener GPS integrado es que te permite hacer ejercicio sin necesidad de tener cerca tu teléfono; al terminar el entrenamiento los datos se sincronizan con la app.

Sincronización con otras apps

Al tener su propio sistema operativo, Fitbit OS, permite que otros desarrolladores hagan aplicaciones compatibles con el reloj; sin embargo, por ahora la única app de entrenamiento 100% sincronizada con Fitbit Ionic es Strava. Los fans de otras apps, muy usadas, como Nike +, Runtastic u otras, deberán esperar.

Al no poder sincronizar con otras apps para entrenar, al correr por ejemplo, debes confiar en las mediciones del reloj que si bien son acertadas, una vez terminado el entrenamiento se puede ver el desglose actividad, ritmo, cadencia; sin embargo, al salir de la pantalla ya no se puede regresar a ver los datos de actividad o parciales. Para revisar a detalle la información por carrera se debe ingresar a la app en el teléfono.

Análisis del sueño

Esta función es una de las que más vale la pena del reloj y que no muchos otros wearables lo hacen con tanta granularidad.

Con la integración del sensor de ritmo cardíaco, el reloj mide ahora los rangos de tiempo que estás en las diferentes etapas de sueño, desde REM hasta profundo y permite tener una estadística más clara.

Te puede interesar: Waffle, una niñera en forma de smartwatch

Adicional a esto, Fitbit Ionic, cuenta con un sensor llamado SPO2 que se usa para medir el nivel de oxígeno en la sangre; aunque sus resultados aún no se pueden ver en ninguna aplicación, representantes la marca comentaron que la idea es recolectar estos datos y , que en futuras ediciones, se puedan usar para prevenir variaciones en la oxigenación como apnea del sueño, lo cual se da cuando esto cesa por 10 segundos o más.

Así que habrá que esperar para ver el impacto de este sensor.

Cosas de smartwatches

Más allá de las notificaciones y su parecido con un reloj, algunas de las funciones de smartwatch con las que cuenta Fitbit Ionic son los pagos con NFC a través de apps como Masterpass de Mastercard.

Sin embargo, estas funciones de pagos por proximidad aún no están disponibles en México y en cuanto a las notificaciones, el reloj no permite hacer mucho con ellas.

Se pueden revisar llamadas perdidas o mensajes recibidos al levantar la pantalla; sin embargo, no hay forma de responder o interactuar con ellas, pues la marca ha dicho que el enfoque principal del gadget es hacer deporte sin interrupciones, que en conclusión es la función que debe predominar al decidirse por uno de estos relojes y no por otro en el mercado.

Si buscas un smartwatch, a precio razonable, con un enfoque mayormente deportivo esta es una buena opción.

Fitbit Ionic se encuentra a la venta en México en tiendas departamentales, como Best Buy y Palacio de Hierro, además de otros retailers online como Amazon. Su precio es de 6,499 pesos.

TE RECOMENDAMOS:

¿Qué tan feliz eres? Este reloj te permitirá descubrirlo

CON INFORMACIÓN DE EXPANSIÓN.MX 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre