(AFP) – Más de un cuarto de los fallecimientos de niños menores de cinco años es atribuible a la contaminación ambiental. Así lo dio a conocer la Organización Mundial de la Salud (OMS) en dos informes publicados este 6 de marzo.

El organismo destacó que, cada año, los riesgos medioambientales —es decir, la contaminación del aire, el tabaquismo pasivo, la insalubridad del agua y la higiene insuficiente, por mencionar algunos ejemplos— provocan la muerte de 1,7 millones de pequeños en todo el mundo.

Entre ellos, 570,000 niños mueren de infecciones respiratorias achacables a la contaminación del aire y al tabaquismo pasivo, mientras que otros 361,000 fallecen por enfermedades diarreicas por carecer de acceso al agua potable y a medios adecuados de higiene.

“Un medioambiente contaminado es mortal, en especial para los pequeños”, lamentó la Doctora Margaret Chan, directora de la OMS. “Los niños son particularmente vulnerables a la contaminación ya que sus órganos y su sistema inmunitario están aún en desarrollo, y su organismo, en particular sus vías respiratorias, son de  tamaño pequeño”, agregó.

Anuncio

Según la OMS, gran parte de las enfermedades que causan estos fallecimientos —como el paludismo o la neumonía— podrían ser evitadas con medidas que “reduzcan los riesgos medioambientales como el acceso al agua potable y la utilización de combustibles adecuados para la preparación de alimentos”. Por ello, el organismo urgió tomar medidas para lograrlo.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!