Convertirse en el Airbnb de los autos: la nueva meta de Carrot
iStock

Por Jair López

La startup Carrot escalará su negocio de car sharing o automóviles compartidos a partir de julio para buscar consolidarse como un marketplace en el que, tanto dueños privados como empresas con flotillas, podrán poner en renta su coche a otros usuarios privados.

“Queremos ser el Airbnb de los autos”, dijo Jimena Pardo, cofundadora de Carrot, en entrevista.

Este emprendimiento, que nació en la mente de Pardo y el también cofundador Diego Solórzano en 2010, opera a la fecha con una flotilla propia de un centenar de carros, vans y camionetas ubicados en diferentes puntos de la Ciudad de México, con precios de renta, hasta ahora, que inician en los 60 pesos.

Sin embargo, con el nuevo modelo de negocio llamado CarrotShare, la plataforma se abrirá mercado para que casi cualquier propietario de los cerca de 5 millones de autos disponibles en la capital mexicana pueda ofertar su vehículo.

Tal y como lo hace Airbnb en la renta de casa entre privados, la startup mexicana Carrot escalará su negocio para ser un marketplace para rentar autos.

“Casi 90% del tiempo los propietarios tienen su coche parado. Con este modelo podrán sacarle mayor provecho e, incluso, podrían generar un ingreso extra que les pueda ayudar a pagarlo”, añadió Jimena Pardo.

Empresas como Zipcar o Turo en Estados Unidos –con miles de unidades disponibles a través de su plataforma– o Nabobil en Noruega y hasta Helbiz, que permite la renta de automóviles, motocicletas y bicicletas, han comprobado tal modelo de negocio.

De acuerdo con un reporte realizado por la Universidad de Berkeley en 2015, la membresía a servicios de carros compartidos en Estados Unidos creció 34% a 1.3 millones de miembros respecto a los menos de un millón que tenían un año antes.

Por otra parte, los servicios de car sharing están llevando a más estadounidenses a negarse a adquirir un auto a medida que observan dicho modelo como una alternativa viable.

Una investigación realizada por el Wall Street Journal en 2014 halló que estos servicios empujaron a los habitantes del país norteamericano a renunciar a la compra de 500,000 vehículos nuevos o usados entre 2006 y el final de 2013.

La tendencia, apuntó Jimena Pardo, se ve de igual forma en México, siendo esto una razón para escalar su negocio hacia un marketplace.

De acuerdo con los números de Carrot, 20% de sus usuarios confirmaron haber vendido su coche y 70% atrasaron una decisión de compra.

Al usuario, CarrotShare permitirá tener una mayor oferta de vehículos, en casi cualquier zona de la ciudad y con una mayor variedad de precios. La plataforma realizará recomendaciones, pero será el dueño quien decida lo anterior. También se encargará de analizar que la antigüedad del vehículo no sea mayor a cuatro años.

Por otra parte, para asegurar el buen desempeño del marketplace, la empresa contará con las medidas de seguridad que hoy ya posee; por ejemplo, el uso de una tarjeta de crédito que compruebe al usuario.

Será en agosto que Carrot ponga en marcha su versión beta de este nuevo modelo. Carrot obtendrá un porcentaje por cada renta que se realice a través de su plataforma, asegurando ser menor a 30% de lo que cobra Uber a los conductores por cada viaje.

“Una misma flotilla se utilizará como el medio para llegar a una cita o salir de viaje, para ser el coche sustituto de una aseguradora, la renta de un auto de un turista, la herramienta de trabajo para un Uber, la mudanza de tu casa o la entrega de un e-commerce… Lo que quieras”, finalizó Pardo.

También puedes leer: Caos en la CDMX: contaminación, tráfico y Hoy No Circula

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre