iStock

Santiago, Chile (AFP) Un grupo de científicos en Chile logró crear un embrión de pollo con patas de dinosaurio, una modificación genética que reafirma el vínculo evolutivo entre las aves y los terópodos.

Esta investigación, publicada en la revista científica Evolution, demuestra cómo “con la inhibición de la maduración temprana de una pierna del embrión del pollo, ésta recobra la forma que tenían las de los dinosaurios“, dijo Alexander Vargas, uno de los seis especialistas del equipo de la Universidad de Chile.

Los científicos manipularon en el embrión el gen IHH (Indian Hedgehog Homolog) presente en todos los animales, incluido el ser humano, lo que permitió enlentecer la maduración de esa parte del cuerpo del ave, la cual adquirió forma de tubo y llegó hasta el pie como en los dinosaurios, a diferencia de la forma de espina y la longitud mínima que tiene en los pollos, explicó el científico.

El objetivo de este trabajo no es demostrar que los dinosaurios son ancestros de las aves, algo que ya se maneja, “sino precisar cuáles fueron los cambios genéticos involucrados en esa transformación”, detalló Vargas.

“Los pollos son dinosaurios un poco transformados (…) tienen mucho de ellos, esta parte experimental es prácticamente igual a los dinosaurios ancestros de las aves que son los terópodos”, dijo Vargas.

Así se confirma la hipótesis de que se puede hacer volver a crecer el hueso -que en los humanos se conoce como peroné- con las características que tenía en los dinosaurios y mutó en los pollos, si se inhibe la maduración temprana, según el trabajo liderado por el investigador brasileño Joao Botelho.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre