Crean hígado en un chip para probar fármacos
Cortesía de Solange Massa

logo-innovadores-mexico-negro-1

Por: Jansel Jiménez

La complejidad del hígado se ha reducido a la simplicidad de un chip de última generación. Esto como resultado de una investigación en la que ha participado Solange Massa, médico por la Universidad Austral de Buenos Aires, Argentina. El proyecto le ha valido ser reconocida entre los 10 mejores innovadores menores de 35 años en Argentina y Uruguay, en 2016, por el Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

“El chip se compone de una carcasa plástica, donde hay una cámara central, en la que hay células humanas combinadas con biomateriales que, en este caso, son hidrogeles que se asemejan a la estructura 3D del hígado”, explica Massa.

Anuncio

Lee: Un chip en el cerebro devuelve el tacto a tetrapléjico

El implemento se utiliza para probar toxicidad de fármacos y fue hecho en el contexto de una corriente biotecnológica conocida como organ on a chip, cuyo fin es replicar funciones de órganos por medio de dispositivos bioelectrónicos. “Es un modelo nuevo de cómo hacer un hígado en un chip, que está acoplado a sensores que no existían, y también lo que tiene de particular es la utilización de bioimpresión para obtenerlo”, precisa la investigadora.

Los objetivos del estudio han sido acelerar el descubrimiento de nuevos medicamentos, bajar los costos de su descubrimiento y reducir el uso de animales como ratones, conejos y monos en las pruebas de toxicidad. “El modelo animal, al margen de que es cruel, es de muy alto costo para la industria farmacéutica, y a veces los animalitos no son buenos modelos predictivos de cómo reaccionaría un ser humano”, detalla Massa.

Crean hígado en un chip para probar fármacos
Solange Massa

El prototipo, del tamaño de una moneda, ya ha sido exitosamente utilizado en pruebas de toxicidad de paracetamol y, de acuerdo con la científica, se espera que en 5 o 10 años forme parte de la cadena de descubrimiento de nuevas medicinas en la industria farmacéutica.

Esta innovación fue fruto del trabajo hecho por la joven, de 32 años de edad, durante su participación en el laboratorio del profesor Ali Khademhosseini (ganador de la edición global de innovadores menores de 35 años, en 2007), en la División de Ciencia y Tecnología de la Salud de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos. Esto como una fase de sus estudios de doctorado en biomedicina por la Universidad de los Andes, en Chile.

Te puede interesar: Llega a México el primer implante mamario con chip

La investigación, que duró de 2013 a 2015, representa también una forma de contribuir a cambiar un aspecto duro de la ciencia médica que la especialista ha sobrellevado durante su carrera. “He matado a muchos animales en investigaciones previas; es una crueldad tremenda, odiaba hacerlo y no entendía por qué seguíamos con ello. Entonces cuando decidí hacer mi trabajo de investigación en órganos en un chip, realmente sentí que podía ayudar mucho a cambiar esto”, expresa Massa.

Además del chip que simula un hígado, la investigadora también ha desarrollado instrumentos que emulan corazón y vasos sanguíneos, siempre rodeada de personas que viven el quehacer científico como un diario ejercicio de imaginación y aprendizaje. “Creo que la ciencia es un espacio donde hay mucha gente interesante y se discuten temas interesantes todos los días. Para mí la ciencia es estar en un constante estado de aprendizaje y realmente lo disfruto mucho”, concluye Massa.

¿Te gustó esta información? consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!