Crean sistema de control mental para personas con parálisis

Se trata del BMI, un sistema que tiene como objetivo mejorar el estilo de vida de las personas con parálisis motora.

Crean sistema de control mental para personas con parálisis
iStock

¿Te imaginas que no te pudieras mover? ¿Que no tuvieras control de tu cuerpo? ¿Qué no pudieras hacer cosas tan sencillas como encender la luz? Las posibilidades de realizar ciertas actividades serían casi nulas.

La solución a esa compleja situación a la que se enfrentan varias personas se encuentra en el BMI, un sistema de control mental inteligente, creado y desarrollado por el investigador Christian Peñaloza, uno de los ganadores del premio Innovadores Menores de 35 México que otorga la revista MIT Technology Review en español gracias a este proyecto.

El proyecto consiste en el desarrollo de una interfaz de cerebro-máquina para personas con enfermedades de parálisis motora. “Ese tipo de tecnología ayuda a personas que no se pueden mover, para que nosotros podamos mirar sus ondas cerebrales y traducir estas ondas a comandos para controlar, ya sea una prótesis robótica, una silla robótica o eléctrica, incluso algo tan sencillo como poder prender y apagar las luces de la habitación”, explica Peñaloza.

La idea surgió cuando Peñaloza realizaba sus estudios de doctorado, en la Universidad de Osaka, Japón, donde se especializó en Aerociencia Cognitiva Aplicada a la robótica tratando de encontrar ese enlace entre lo que es la neurociencia y la robótica.  “En esta área es donde yo me empecé a adentrar en este tema de las interfaces y me di cuenta de la problemática de muchas personas que tienen este tipo de enfermedad, el cual a través de la tecnología yo podía proponer algo para resolver esta problemática y es por eso que empecé a desarrollar esta tecnología” detalla el investigador.

Uno de los aportes a la sociedad que resaltan en el proyecto es que mucha gente con esta problemática no tiene acceso a esta tecnología, los costos de cuidados intensivos son muy altos y no tienen tanta independencia. “Esta tecnología lo que hace es que le da más independencia al paciente, reduce los costos de cuidados intensivos, hace más conveniente y mejora su estilo de vida”, asegura.

El proceso de desarrollo duró aproximadamente tres años, el cual se realizó en equipo junto a otros colaboradores.  Al inicio tuvieron que resolver cómo se podía decodificar las señales del cerebro, tuvieron que crear los sistemas para poder procesar todas las señales que el sistema reconoce de los patrones del paciente.

Después , se mandaron los comandos hacía una interfaz robótica, una silla de ruedas o un electrodoméstico.

Una de las problemáticas a las que se enfrentaron fue que la persona al tratar de controlar estos aparatos se tenía que concentrar intensamente, lo cual producía fatiga mental. Fue ahí, cuando Peñaloza se dio a la tarea de resolver el problema, en el cual introdujo inteligencia artificial para que el sistema automáticamente fuera aprendiendo los comandos del usuario y después el usuario tuviera que concentrarse.

“Por ejemplo, si una persona tiene sueño y quiere apagar la luz, al principio se tiene que concentrar para hacerlo, pero después de que el sistema ya haya prendido cuando el sistema detecta que la persona tiene sueño por medio de su monitoreo del estado cognitivo, el sistema automáticamente apaga la luces sin que la persona tenga que esforzarse por hacerlo y eso reduce la fatiga mental, la elimina”, platica el también presidente del grupo de Japón de la RedGlobalMX.

El último paso consistió en un sistema de corrección. El sistema también reconoce si tuvo un error y lo puede corregir ¿cómo? por medio de señales también del cerebro.

El investigador Christian Peñaloza comenta que hoy en día se encuentra enfocado principalmente en pacientes con dicacidad de problemas de parálisis motora, aunque también  ya trabaja en que este sistema para que pueda ser usado por personas saludables pero en situaciones de riesgo.

“Hay muchas personas que tienen accidentes de tráfico porque van manejando y se quedan dormidas, si nosotros pudiéramos tener ya sea una gorra que tuvieras los sensores embebidos y nos monitoreara el estado cognitivo  y después mandará un comando al carro para que frene, o incluso en una fábrica para que mande el comando a la máquina para que se pare;  podemos reducir muchísimos accidentes laborales”.

Actualmente, se encuentran en la búsqueda de fondos de inversión para la investigación en desarrollo. “Yo creo que es importante que muchas instituciones tanto de gobierno como privadas, también se enfoquen en desarrollar ese tipo de tecnología que a veces uno piensa que no es tan visible, pero es indispensable para poder resolver este tipo de problemáticas social.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!