Mantener una postura adecuada, realizar ejercicios de estiramiento con la cabeza y cambiar de posición por los menos cada 45 a 60 minutos son solo algunos de los hábitos que puedes adquirir para evitar el síndrome de cuello de texto, también conocido como la enfermedad de los ‘tecnoadictos’.

Se trata de un padecimiento que afecta principalmente a las personas en etapa laboral y a los jóvenes de acuerdo con la especialista Lilia Evelyn Acevedo. “Este síndrome tiene relación con el uso constante y prolongado de computadoras, teléfonos y laptops, entre otros dispositivos”, dijo.

La traumatóloga y ortopedista explicó que el término fue acuñado en Estados Unidos por el quiropráctico Dean Fishman y que entre los principales síntomas de ésta destacan dolores musculares a nivel cervical o esquelético. También se pueden dar alteraciones a nivel torácico y abdominal debido a que se produce una alteración en la posición de la columna.

“El cuello de texto es provocado por una postura incorrecta al momento de estar laborando o revisando dispositivos tecnológicos y, generalmente, viene ligado a la falta de información al respecto”, comentó.

Acevedo Rojas subrayó que aunque aún no se cuenta con estadísticas claras, es un padecimiento que va en aumento. “En la consulta vemos alrededor de 10 o 15 por ciento de personas que lo padecen”, aseguró. “El paciente llega diciendo que le duele el cuello y se lo adjudica al estrés pero, al hacer un diagnóstico, se detecta una alteración de la postura”.

La experta reveló que, conforme a la inclinación de la cabeza, el peso se incrementa en comparación a cuando se tiene una posición adecuada. “Tenemos que considerar que el peso de la cabeza es de aproximadamente de cinco o seis kilos y, si se tiene sobre las vértebras una inclinación de aproximadamente 15 grados, este se eleva hasta en 12 kilos”, dijo.

Una mala postura, con el tiempo, puede llevar a un proceso degenerativo prematuro, a una hernia de disco o a compresiones de los nervios. Por ello, la traumatóloga recomendó colocar los gadgets a la altura de los ojos, recargar la espalda en la silla y cambiar de posición, por lo menos, cada hora. Esto además de evitar trabajar en lugares como en la cama o en el sillón.

También sugirió acudir con un especialista al menor signo alerta ya que “no es lo mismo tener un síntoma que comenzó hace dos meses a uno que inició hace dos años”, así como evitar automedicarse, pues se podría esconder un problema que se puede corregir a tiempo.

También puede interesarte: Los gadgets alteran los ciclos de sueño de los niños 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre