Shutterstock

Cuando pasamos por puestos de comida o por restaurantes, inmediatamente inhalamos aquellos olores que provienen de los alimentos. Te tenemos malas noticias, ¿sabías que esta acción puede hacerte subir de peso? 

Investigadores de la Universidad de Berkeley realizaron un estudio sobre cómo es que influye el sentido del olfato en el aumento de grasas. Te contamos los detalles. 

Lee: ¿Te gusta la comida grasosa? Te decimos por qué

El experimento se realizó con un grupo de ratones, los cuales no tuvieron olfato durante tres semanas. Después de este periodo de tiempo, les dieron de comer alimentos grasosos, así como a otro grupo de roedores que sí contaban con su olfato normal.

Los científicos observaron que los dos grupos de ratones comían la misma cantidad de comida, es decir, sin importar si contaban con olfato o sin él.

Los resultados arrojaron que los roedores que contaban con olfato engordaron más a diferencia de los ratones que no lo tenían, estos últimos tuvieron un aumento del 10% en su masa corporal.

Después, los investigadores hicieron lo contrario. Impidieron el olfato a los ratones con mayor peso y a los más delgados los dejaron con olfato. En este caso los roedores obesos lograron nivelar su grasa, en los otros no varió su peso. 

Los científicos llegaron a la siguiente conclusión: al momento de oler la comida, nuestro sentido del olfato es el que le indica a nuestro organismo que ya es momento de ingerir alimentos, por lo que el cuerpo se prepara para recibir la comida.

Te puede interesar: Comer en la calle, un factor para subir de peso

Por otro lado, cuando no olemos los alimentos, el organismo piensa que ya hemos comido y nuestro metabolismo mantiene su ritmo normal y sigue quemando grasas.

Actualmente, el estudio sólo se ha realizado con ratones, pero los investigadores piensan que los resultados podrían ser los mismos en los seres humanos.

CON INFORMACIÓN DE BERKELEY.EDU

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre