Cortesía de Dominik Daniel

Los alumnos Denisse Ojeda Rodríguez, Dominik Daniel Bini Falconi y José Luis Galindo Ortiz del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, crearon un tapete inteligente para zonas en conflicto de guerra, el cual permite obtener cultivos en áreas donde la escasez de agua es un problema.

Bini Falconi, estudiante de sexto semestre de la carrera de Diseño Industrial, junto a sus dos compañeros, idearon Rise, proyecto que tiene como fin responder a una necesidad internacional como lo es el conflicto en Siria.

Lee: Estudiantes mexicanos inventan termo inteligente

“A través del tapete las personas pueden cultivar en zonas donde hay escasez de agua, donde la tierra no es fértil.  El dispositivo ya trae todas las sustancias y las semillas de acuerdo a la región” explicó en entrevista con Tec Review Dominik Daniel, integrante del equipo, quien señaló se idealiza que éste sea “otorgado por organismos internacionales y ONGs que busquen generar un nuevo comienzo para zonas devastadas”.

Notimex
Anuncio

El universitario explicó a Notimex que este dispositivo surgió como proyecto final de una materia el año pasado. Desde entonces, lo perfeccionan para que deje de ser un proyecto y se convierta en un producto real,  ya que no hay nada similar en el mercado.

Y, ¿cómo funciona este tapete inteligente? La orina es la clave, pues es el líquido que sustituye al agua, la cual permite la hidratación del dispositivo para que genere los cultivos.

Te puede interesar: Orina, la fuente de electricidad del futuro

Rise está hecho a base de fibra de bambú, que es antiséptica y ayuda a eliminar los olores. El tapete cuenta con acrilato de potasio, un invento mexicano, que ayuda a absorber todo líquido. También tiene filtros de carbono activo, que ayudan a quitar el aroma y las sustancias dañinas de la orina, así como sus ácidos, lo que permite que crezca el cultivo.

Su tamaño es de un 1.5 por 1.5 metros y tiene una forma hexagonal, la cual “mejora los procesos de manufactura” detalló el estudiante. Rise está diseñado para estar en exteriores, aunque también puede funcionar en interiores, todo depende la semilla que se cultive.

Dominik Daniel Bini Falconi

Conforme desarrollaban la propuesta, sus creadores vislumbraban atender una necesidad y, en este caso, lo hicieron pensando en el conflicto civil en Siria, el cual surgió en el año 2011 y generó que millones de personas fueran desplazadas de dicho territorio.

“Decidimos ver hacia este conflicto internacional, en lugar de atender una necesidad local, porque consideramos que el conflicto en Siria requiere de mucha atención y de manera urgente, así que debemos ser más solidarios a nivel global, y no solo quedarnos con lo que circula en las redes sociales”, dijo.

Por si no lo viste: Esta es la sustancia química que está matando personas en Siria

Señaló que su producto terminado también puede adaptarse en poblaciones que padecen hambruna, como en Sudáfrica.

“Sea un conflicto internacional o de pobreza, que las organizaciones no lleguen con un kilo de frijol, si no que les brinden estos elementos que no son de ‘un ratito’. Son opciones que ayudan a reconstruir, a crear un negocio o a generar una economía andando”, compartió el estudiante de Diseño Industrial a Tec Review.

Dentro de la investigación, asesorados por los mentores Martha Elena Núñez, Naoko Taketa Toda y José Antonio Sáenz de Miera, los jóvenes universitarios tuvieron contacto muy de cerca con una organización en México que atiende el conflicto con Siria.

Dominik Daniel Bini Falconi

De acuerdo a cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hasta marzo de 2017, cerca de 4,8 millones de personas han huido de Siria, la mayoría mujeres y niños, quienes han buscado asentarse en países vecinos como Líbano, Jordania y Turquía.

Además, cerca de 70% de la población no tiene acceso a agua potable, una de cada tres personas no puede satisfacer sus necesidades alimentarias básicas y una de cada cinco personas vive en la pobreza.

Triunfadores en el RSA Student Design Awards 2017

Los jóvenes decidieron inscribirse al RSA Student Design Awards 2017 bajo la categoría Wearing Intelligence que busca generar nuevos textiles que describan o moldeen el futuro de la humanidad.

La RSA es un programa de estudios que busca abordar problemas sociales, ambientales y económicos, a través del pensamiento de diseño en jóvenes de todo el mundo, de educación superior y recién graduados, que busque encontrar soluciones prácticas e innovadoras en problemas sociales.

Dominik Daniel Bini Falconi

En la primera etapa del concurso ellos enviaron a Reino Unido láminas de su proyecto y parte de la investigación. Dos semanas más tarde, les confirman que han sido seleccionados como semifinalistas junto con otros cinco representantes de igual número de países.

Después de calificar los estudiantes, únicos mexicanos participantes, continuaron con su proyecto y realizaron el prototipo para enviar nuevas evidencias del tapete inteligente. Posteriormente, cumplieron con una entrevista con el jurado, quienes fueron especialistas en el área. Una semana después les informaron que fueron los ganadores de la categoría.

También puedes leer: Estudiantes ganan concurso en Bélgica por cama inteligente

“Recibimos un reconocimiento y apoyo monetario para mejorar los estudios y aplicarlo en la mejora de los materiales. También recibimos una afiliación al organismo RSA que trata de impulsar el diseño como principal actor para cambiar al mundo”, apuntó Daniel.

Destacó que el día de la premiación, el pasado 21 de junio, el jurado les comentó que uno de los puntos a favor del equipo es que tuvieron el interés de abordar temas globales, conflictos internacionales y no se quedaron nada más con lo local.

Refirió que al diseñar Rise también les permitió cambiar la percepción que tenían ellos como estudiantes sobre lo que es diseño industrial, el cual consideraban muy superficial porque atiende necesidades de un sector clase alta a través de mobiliario, iluminación, que está generando un consumismo excesivo.

“Ahora tenemos en mente la forma de generar productos para un sector mucho más amplio, para generar productos que realmente beneficien a la sociedad y no nada más fomentar más productos que solo generan contaminación excesiva en México y en el mundo”, indicó.

Te recomendamos: Proyectos tecnológicos mexicanos destacan en el mundo del diseño

Actualmente están en la búsqueda de organizaciones nacionales e internacionales que tengan interés en este tipo de iniciativas y así financiar el proyecto que prevén en un corto plazo colocarlo ya en el mercado.

“Creo que los mexicanos a veces no participamos o no interactuamos porque, antes de concursar, ya nos descartamos para ganar, pero en México estamos a la altura de lo que se está haciendo en universidades internacionales, o en países europeos o asiáticos. Eso fue algo que nos pudimos dar cuenta estando en Londres, que los mexicanos tenemos mucho potencial creativo, pero sobre todo, le ponemos corazón a todo lo que hacemos”, concluyó.

CON INFORMACIÓN DE NOTIMEX