Descubre el origen del orgasmo femenino
iStock

El orgasmo femenino es un misterio para muchos, incluso para los científicos. Cientos de biólogos y antropólogos, ente otros especialistas, han intentado descubrir durante años su función, tanto actual como ancestral. Sin embargo, un nuevo estudio puede tener la respuesta.

Se trata de una investigación sobre su origen evolutivo realizada por un grupo de expertos de la Universidad de Yale y del Hospital Infantil de Cincinnati, el cual fue publicado en el Journal of Molecular and Developmental Evolution.

¿Por qué centrarse únicamente en el orgasmo de la mujer? “Mientras que el orgasmo masculino tiene una misión clara en la reproducción, que es la de la transferencia de esperma, no existe tal en el caso de las mujeres. Ellas pueden quedar embarazadas sin tener un orgasmo”, explico Mihaela Pavlicev, coautora del estudio.

La conclusión a la que llegaron estos científicos es que el orgasmo de las mujeres es un vestigio evolutivo que no tiene utilidad práctica para la reproducción, aunque una vez la tuvo: desencadenaba la ovulación. “Ahora posee nuevas funciones, como sus beneficios psicológicos”, agregó el especialista Gunter Wagner.

Anuncio

El ciclo de ovulación en las humanas de nuestro tiempo es independiente de su actividad sexual pero, en otras especies, éste es inducido a través del coito. Por esta razón, los investigadores establecieron la hipótesis de que anteriormente las hembras humanas también ovulaban después del clímax sexual y que la evolución se encargó de modificar este proceso.

Sin embargo, una característica permaneció invariable desde entonces: la descarga neuroendocrina de prolactina y oxitocina, hormonas que segregan las mujeres en el clímax y que juegan un papel esencial en la ovulación de las mamíferas.

“Observamos que el aumento hormonal que acompaña al orgasmo femenino humano también está presente en otras especies y es especialmente importante en aquellas que no ovulan espontáneamente, sino solo después del coito, como el conejo, el gato o el hurón”, detalló Pavlicev.

La migración del clítoris

Otro interesante hallazgo en este estudio es que el clítoris no siempre ha estado en suposición actual.

Gracias a un análisis comparativo de genitales femeninos, los autores afirmaron que estos “cambiaron de lugar al tiempo que el cuerpo de las hembras pasó de una ovulación inducida por el macho a una ovulación espontánea”.

De acuerdo con el texto, el clítoris estuvo antes en el interior del canal vaginal de las hembras y se reubicó, “pues ya no hacía falta alcanzar un orgasmo para ovular”.

Con información de Agencia SINC

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!