iStock

Devuelven sensibilidad y movilidad en piernas a parapléjicos

Para lograrlo no fue necesario operar a los pacientes ni aplicarles tratamientos invasivos.

(AFP) Pacientes con antiguas lesiones en la espina dorsal recuperaron la sensibilidad y una movilidad parcial en sus piernas gracias a un tratamiento de reeducación cerebral y física con en el que se está experimentando en Brasil. Este avance les ofrece una nueva oportunidad para retomar todo tipo de actividades, incluidas las relaciones sexuales.

“Hasta ahora, nunca se había observado la recuperación de este tipo de funciones después de tanto tiempo (de 3 a 13 años) en pacientes con diagnósticos de parálisis total en sus miembros inferiores”, dijo al respecto Miguel Nicolelis, jefe de la investigación dirigida por la Universidad de Duke (Carolina del Norte, Estados Unidos) y publicada en la revista Scientific Reports.

Estos “sorprendentes” avances “sin precedentes” se lograron tras un año de tratamiento mediante un sistema de interfaz cerebro-computadora, es decir, un dispositivo que se pone sobre la cabeza y que no requiere de la implantación de chips, la utilización de electrodos o de estimuladores físicos para funcionar.

La investigación, que se llevó a cabo en Sao Paulo, se centró en ocho voluntarios que debían imaginarse caminando al tiempo que se visualizaban como un avatar en un entorno virtual.

El procedimiento les permitió recomponer cerebralmente la representación de sus miembros inferiores, lo cual probablemente reactivó nervios de la espina dorsa que no habían resultado lesionados en el accidente que los privó del uso de sus piernas.

“Puede ser un pequeño número de fibras nerviosas residuales pero suficiente para transmitir señales de la zona de la corteza cerebral, responsable de las funciones motoras”, explicó Nicolelis.

La reeducación combinó una inmersión intensiva en la Realidad Virtual (VR) —reforzada con señales visuales y táctiles para dar la sensación de tocar el suelo— con ejercicios físicos, principalmente sobre una cinta transportadora. En el proceso se incluyeron también estructuras de apoyo corporal y exoesqueleto.

Gracias a ese entrenamiento, los pacientes empezaron a efectuar movimientos voluntarios.

Vida sexual

Al cabo de un año, la mejora de cuatro pacientes en términos de sensaciones y movilidad llevó a los médicos a cambiar sus diagnósticos de paraplejia total a parcial; y después de 20 meses, ya eran siete.

La mayoría registró, además, mejoras en el control de la vejiga y el funcionamiento de sus intestinos, lo cual les permitió reducir el uso de laxantes y de sondas, así como el riesgo de infecciones, una de las principales causas de decesos de personas afectadas por estos impedimentos.

Los resultados más espectaculares se dieron en dos mujeres paralizadas desde hacía más de diez años y sin ninguna sensación en la parte inferior de sus cuerpos. Un video muestra a una de ellas moviendo las piernas, ayudada por un tipo de arnés.

Una de las dos pacientes recuperó sensaciones hasta el punto en que “decidió tener un bebé” y al dar a luz. “Sintió las contracciones”, contó Nicolelis.

Así mismo, pacientes masculinos señalaron una mejoría de sus capacidades sexuales. “Algunos recuperaron la posibilidad de mantener relaciones con erecciones”, agregó el científico.

El proyecto, llamado Volver a Caminar, contó con la colaboración de 100 científicos de 25 países. Éstos hicieron la primera demostración pública de sus trabajos en el partido inaugural del Mundial 2014 de fútbol en el paulistano estadio Arena Corinthians, cuando un joven parapléjico de 29 años, Julian Pinto, usando un exoesqueleto, dio el puntapié inicial a un balón.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!