iStock

Los representantes de 195 países presentaron el 12 de diciembre de 2015 un convenio mundial para combatir el calentamiento global, como resultado de las negociaciones que se realizaron durante la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático en París, Francia.

Con el objetivo de presentar este pacto y sus implicaciones para nuestro país, el Instituto Global para la Sostenibilidad (IGS) de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey convocó a más de 350 asistentes de distintos sectores de la sociedad civil, el sector privado y la academia a la mesa de análisis México ante el Acuerdo de París y la adopción de la Ley de Transición Energética: retos y oportunidades.

Cortesía Tec de Monterrey
Cortesía Tec de Monterrey

El evento contó con la presencia de la Dra. Isabel Studer, Directora Fundadora del IGS; el Dr. Daniel Chacón, Director Ejecutivo de Latin American Regional Climate Initiative (LARCI); y la Senadora Silvia Garza, Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático del Senado de la República; así como de directores corporativos.

Isabel Studer explicó que la resolución de París abre el camino hacia una solución verdaderamente global para el calentamiento global.

Anuncio

“Me parece que el compromiso de estos países y que la suma de cientos de empresas, así como de representantes de la sociedad civil, revela el consenso generalizado sobre la necesidad de tomar acciones entorno al cambio climático“, dijo.

“El acuerdo también representa un cambio paradigmático en cómo entendíamos el concepto de responsabilidades compartidas pero diferenciadas. Supone un parteaguas al hacer que todos los países participen de un marco común, aunque cada uno dependiendo de sus capacidades”, destacó la Doctora Studer.

Por su parte, y aludiendo al último reporte del Foro Económico Mundial que por primera vez apunta a la falta de mitigación y adaptación al cambio climático como primer riesgo mundial, la Senadora Silvia Garza expresó la necesidad de sensibilizarnos sobre la importancia de la lucha contra esta problemática.

En su intervención, el Maestro Gustavo Alanís, Director General del Centro Mexicano del Derecho Ambiental (CEMDA), mostró su escepticismo respecto al pacto de París al considerar que se trata de un acuerdo “netamente político y voluntario que no contempla mecanismos legales de penalización para los países que incumplan”.

A pesar de ello, reconoció que el documento significa una oportunidad única para las energías renovables, para reducir sus costos y favorecer ampliamente su expansión.

“Como país tenemos que trabajar de una manera muy estratégica y articulada para transitar a un modelo de desarrollo bajo en carbono”, advirtió.

El Dr. Francisco Suárez, ofreció la perspectiva del sector privado como líder de Asuntos Corporativos de FEMSA. Se mostró optimista acerca del resultado de la COP21, ya que “envía un mensaje claro a los inversores sobre la inversión en energías renovables”. Además, detalló algunos de los compromisos que su compañía ha formulado, como reducir la huella de carbono en un 20% en su cadena para 2020.

Muchas otras empresas aguardaban el acuerdo histórico de la COP21, según el Ingeniero José Ramón Ardavín, Director Ejecutivo de CESPEDES (el capítulo mexicano del World Business Council for Sustainable Development), quien aseguró que los inversionistas esperaban una señal muy clara para invertir a mayor escala.

“Con los incentivos apropiados, se podría invertir al menos un trillón de dólares en energías renovables, sin embargo, hay obstáculos como los subsidios a las energías fósiles”, advirtió.

¿Tú qué opinas?

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA INFORMATIVA TEC DE MONTERREY

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!