El CO2 en la atmósfera batió récords en 2015

La concentración media de la atmósfera alcanzó las 400 partes por millón el año pasado.

El CO2 en la atmósfera batió récords en 2015
iStock

(AFP) El aire nunca estuvo tan contaminado por dióxido de carbono (CO2) como en 2015. Así lo dio a conocer la Organización Meteorológica Mundial (OMM) al recordar que el principal gas de efecto invernadero permanece miles de años en la atmósfera y aún más tiempo en los océanos.

De acuerdo con este organismo, la concentración media de la atmósfera alcanzó las 400 partes por millón (ppm) el año pasado.

“La barrera de las 400 ppm de CO2 ya se había alcanzado antes, en algunos lugares y durante algunos meses, pero nunca a escala global y durante un año entero”, agregó este 24 de octubre la OMM en su reporte sobre gases de efecto invernadero en 2015.

Para esta agencia de Naciones Unidas, el dióxido de carbono es el “problema número uno”, pues “permanece durante miles de años en la atmósfera y todavía más tiempo en los océanos”.

Para el secretario general de la OMM, el finés Petteri Taalas, la lucha contra el cambio climático se convierte en “la lucha contra el CO2“. “El mundo se mueve en la mala dirección”, añadió durante una rueda de prensa en Ginebra, refiriéndose al alza permanente del nivel del dióxido de carbono en el aire.

El problema de fondo, dijo, “es la voluntad política”, pues hay soluciones para reducir las emisiones y “podemos actuar”. En Alemania, por ejemplo, las energías renovables han batido récords de producción.

En 2015, las emisiones de dióxido de carbono registraron un pico a causa, principalmente, del fenómeno climático de El Niño, que surge cada cuatro o cinco años y que provoca el calentamiento del planeta.

Según el boletín, se trata de un “fenómeno que generó sequías en regiones tropicales y redujo la capacidad de absorción del CO2 por los bosques y océanos”. “El Niño ha desaparecido pero el cambio climático sigue”, advirtió Taalas.

La OMM anticipó que la tendencia al alza continuará en 2016, con base en la información que se obtuvo hasta el momento en la estación de vigilancia de gases de efecto invernadero más antigua, situada en Mauna Loa, Hawái.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

Los editores recomiendan